Cataluña - Política

«La comisión, primero fue del 3% pero luego del 4%, porque CDC quería más»

Jordi Montull se une a Millet y confiesa que CDC se financiaba irregularmente a través del Palau.

El que fuera número dos del Palau de la Música, Jordi Montull, volvió a noquear a Convergència Democràtica de Catalunya (ahora PDECat) ayer, después del primer asalto protagonizado por Fèlix Millet. El juicio por el expolio de la institución cultural se ha convertido ya en la primera parte -están por llegar los casos Pretoria, Adigsa, 3% y Pujol, entre otros- del caso Convergència.

Montull padre señaló, durante su declaración ante el tribunal que juzga el caso Palau, que el dinero que se desviaba al partido, procedente de la empresa Ferrovial y tras su correspondiente blanqueo pasando por el Palau, no era, en realidad, del 3% sino del 4%. «Al morir Carles Torrent -tesorero de CDC antes de Daniel Osàcar, fallecido en 2005-, yo tenía un nuevo despacho, en el nuevo edificio del Palau. Y es cuando viene el señor Osàcar. La comisión, primero fue del 3% pero luego del 4%, porque CDC quería más dinero. Nunca hablé con nadie más de CDC, solo conocía al señor Osàcar, quien contaba el dinero y se iba».

«Ratifico todo»

El andamiaje que tenía construido CDC para su financiación irregular quedó de nuevo al descubierto con las palabras de Jordi Montull, un día después de las confesiones de Fèlix Millet y Gemma Montull, tres de los 15 imputados y por los que la Fiscalía pide más de 27 años de cárcel (para los dos primeros) y más de 26 años (para la tercera).

El exdirector administrativo del Palau de la Música quiso dejar claro, desde el primer momento, que «todo» lo que su hija había dicho el día anterior era cierto. «Ratifico todo», apuntó, antes de las preguntas. Y así fue durante las respuestas que dio al fiscal y a su abogado reconociendo que, junto a Millet, habían creado un entramado en el Palau para lucrarse personalmente (incluso de las mordidas que iban a CDC, ellos recibía una comisión): salidas de dinero en efectivo, facturas falsas...

Quien sí cumplió con el guion previsto fue Daniel Osàcar, tesorero de CDC y de la Fundación Trias Fargas (vinculada al partido y luego CatDem, ahora ya desaparecida) entre 2005 y 2009. Este negó todas las acusaciones que le implican en la posible financiación irregular de CDC. Durante su declaración ante el tribunal dijo que en lo relativo a su persona y a CDC «se ha mentido, y mucho».

Osàcar confirmó la firma de convenios entre la Trias Fargas y el Palau de la Música, pero señaló que eran legales: «El señor Montull me llamaba y me decía: «Señor Osàcar, tengo el convenio de este año, ¿puede pasar a firmarlo?». Yo pasaba, firmaba los dos ejemplares y me marchaba». Y añadió que «siempre se pagaba con un cheque nominativo», nunca en efectivo, en contra de lo asegurado por Millet y Montull.

Evitar la música andaluza

Preguntado por el fiscal sobre el destino del dinero de estos convenios, Osàcar se sacó de la manga una explicación, cuando menos, novedosa hasta ahora: «El objetivo era que en la fiesta mayor de los pueblos no se escuchara solo música andaluza y que no olvidaran la música catalana, la sardana...». Y esto lo llevaban a cabo gracias a que CDC controlaba más de 500 ayuntamientos.

Montull descargó de culpabilidad a su hija («no tenía ninguna capacitación para resolver nada»), aseguró que Millet «mandaba absolutamente» (él solo solucionaba problemas, como un «bombero»), y justificó que tanto él como su hija ahora dijeran «la verdad», cuya novedad implica a CDC, ya que ella «está acusada de una cosa que no es verdad». De lo que seguimos sin saber nada es de los 9,6 millones de euros que salieron del Palau sin destino conocido.

Al igual que Millet, negó haber defraudado a Hacienda y tener algo que ver con unas «devoluciones indebidas del IVA». Toda la culpa la dirigió a Raimon Bergós, asesor jurídico del Palau y secretario de la Fundación Orfeó Català-Palau de la Música, también encausado.

Ayer, también declaró Rosa Garicano, exdirectora general del Palau, quien se desvinculó del pago de comisiones ilegales a CDC. Esta sí confesó que su marido fue «asesor externo» de Ferrovial durante tres años.

Hace poco más de doce años, Pasqual Maragall, entonces presidente de la Generalitat, le dijo a Artur Mas, en la oposición: «Ustedes tienen un problema, y este problema se llama 3%». Para entonces ya era el 4%.

Toda la actualidad en portada

comentarios