El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau
El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau - INÉS BAUCELLS

Colau prepara una recepción para los familiares de los independentistas presos en Estremera y Soto del Real

Barcelona en Comú también se alía con el PDECat, ERC y la CUP para pedir el traslado a Cataluña de los independentistas presos

BARCELONAActualizado:

Los equilibrios constantes que hace la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para garantizar su supervivencia política al frente del Ayuntamiento de la ciudad condal la han llevado a alinearse de nuevo con los partidos independentistas. En esta ocasión la formación de la primera edil ha apoyado una declaración institucional en la que se pide el traslado a Cataluña de los presos soberanistas, asimismo, se organizará una recepción para reconfortar a sus familiares.

Según el texto oficializado hoy, el alejamiento penitenciario de dirigentes independentistas como Oriol Junqueras (presidente de ERC) o Jordi Sànchez (diputado de Junts per Catalunya) supone «un castigo social que vulnera derechos reconocidos en el Derecho Internacional y atenta contra los Derechos Humanos».

El documento -acordado en la comisión de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona- considera que aplicar una medida cautelar como la prisión preventiva «dificulta la normalización de la situación política en Catalunya», y se ofrece a atender con apoyo emocional y psicológico a los familiares de los presos, a los que expresa su solidaridad.

La declaración ha sido firmada por el Gobierno de BComú -la formación de Colau-, el PDECat, ERC, la CUP y el concejal no adscrito Gerard Ardanuy (de Demòcrates, una escisión de la antigua Unió Democràtica). Asimismo, los partidos independentistas también han decidido organizar próximamente una recepción para los familiares de Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Apoyo oficial a los «presos políticos»

El gobierno de Colau ha exigido de forma reiterada la puesta en libertad de los presos independentistas que están encarcelados de forma preventiva mientras se los investiga por delitos de sedición y rebelión. Asimismo, tras la detención de los dirigentes secesionistas el consistorio decidió colocar una pancarta pidiendo su libertad en la fachada del Ayuntamiento, que solo retiró durante los días que duró la campaña para las elecciones autonómicas del 21-D.