El expresidente catalán Artur Mas con el expresidente Carles Puigdemont
El expresidente catalán Artur Mas con el expresidente Carles Puigdemont - INSTAGRAM ARTUR MAS

Berlín, el discreto nuevo cuartel general del independentismo

Artur Mas se desplaza hasta la capital alemana para encontrarse con Puigdemont, que también recibirá a la cúpula de su partido en Berlin

BARCELONAActualizado:

El independentismo catalán tiene una nueva meca en el exterior. Si bien tras la fuga del expresidente cesado Carles Puigdemont, el centro de decisión del nacionalismo se instaló en Bélgica, la detención -y posterior liberación- del exalcalde de Gerona en Alemania ha hecho que Berlín sea el nuevo punto de encuentro de Puigdemont con sus correligionarios.

El último en viajar a tierras germanas para encontrarse con el líder neoconvergente es el expresidente Artur Mas. El exlíder del PDECat viajó ayer hasta Berlín para mantener una reunión con Puigdemont y, en un mensaje en sus redes sociales, aseguró que lo vio «fuerte, sereno y esperanzado». Fuentes cercanas al encuentro apuntan que ambos también departieron durante unas dos horas sobre la situación judicial y política que afecta las instituciones catalanas en el primer encuentro entre ambos expresidentes desde la salida de Puigdemont de la prisión de Neumünster.

A pesar de us encuentro con su predecesor, en Alemania, Puigdemont está manteniendo una agenda más discreta que la que tenía en Bélgica, también sus intervenciones están siendo más moderadas, alejadas de las soflamas contra la Unión Europea y sus estados miembros a de los últimos meses. En su salida de prisión apeló al acuerdo con el Estado: «La época del diálogo ha llegado», aseguró.

Si bien en Bélgica Puigdemont puso en marcha la «Casa de la República» en la que creó una suerte de Gobierno de la Generalitat en «el exilio» con los consejeros que lo acompañaron en su fuga, en Alemania ha preferido mantener su lugar de residencia en secreto. Tampoco no ha dado entrevistas ni ruedas de prensa desde su salida de prisión y su agenda pública se ha limitado.

Sin embargo, el expresidente intenta mantener el control sobre la política catalana manteniendo contactos constantes con su partido. Así las cosas, además de la visita de Mas, Puigdemont también tiene marcado en su calendario el encuentro con la cúpula de su partido, Junts per Catalunya (JpC), con quienes deberá analizar los próximos pasos a dar tras la enésima investidura fallida propuesta por los independentistas. Los «junteros» pretendían encumbrar al exlíder de la ANC Jordi Sànchez este viernes en un debate en el Parlament que finalmente no se celebrará. Según ha explicado hoy el portavoz adjunto de la formación, Eduard Pujol, el grupo parlamentario se reunirá el martes 17 de abril en Berlín con el expresidente de la Generalitat.

Repetición electoral

Con sus correligionarios, Puigdemont deberá debatir la estrategia a medio plazo en un momento en el que en Junts per Catalunya ya empiezan a sonar voces que sugieren que una nueva convocatoria electoral no es un escenario en absoluto descartable. No en vano, la cuenta atrás para la disolución automática del Parlamento catalán se encendió tras la investidura infructuosa de Jordi Turull. Así las cosas, si no hay un candidato viable antes de mayo, la legislatura quedará abortara, y se pondrá en marcha la maquinaria para la convocatoria de unas nuevas elecciones que tendrían lugar, previsiblemente, en julio.