Cataluña - Política

La aplicación móvil que «coacciona» a los empresarios para que usen el catalán en sus comercios llega a la UE

La eurodiputada catalana de ALDE denuncia el caso ante la Comisión Europea para que esta tome "medidas"

Teresa Giménez Barbat, en un acto de ALDE en el Parlamento Europeo, con empresarios catalanes
Teresa Giménez Barbat, en un acto de ALDE en el Parlamento Europeo, con empresarios catalanes - EFE

La eurodiputada catalana de ALDE Teresa Giménez Barbat ha presentado una pregunta parlamentaria a la Comisión Europea para esta tome "medidas" para que en España y Francia "se respeten los valores y principios de la UE, como la no discriminación y el respeto a la diversidad lingüística".

En la pregunta, a la que ha tenido acceso ABC, se expone que la Generalitat "ha financiado" la creación de una aplicación móvil elaborada por la entidad Plataforma per la Llengua que tiene como "principal" objetivo "coaccionar a los empresarios para que utilicen el catalán, menoscabando la libertad de uso de cualquier otra lengua oficial".

En este sentido, Goménez Barbat denuncia que la asociación que ha impulsado la aplicación móvil, además de contar con ayuda pública económica, "utiliza la lengua como medio para discriminar y marginar" a otras lenguas oficiales, el español y el francés, "algo que está explícitamente prohibido" en diversos tratados internacionales, como el de los derechos humanos y en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

La aplicación de Plataforma per la Llengua se dio a conocer la semana pasada y está siendo promocionada a través de diversos medios de comunicación -con anuncios en televisión, por ejemplo- y según la entidad su aplicación es para "velar por los derechos de los consumidores y reconocer a los establecimientos que actúan responsablemente con la lengua catalana".

De esta manera, desde el móvil los clientes o cualquiera que acceda a la aplicación puede valorar "la atención oral, escrita y virtual en función del uso que hacen de la lengua catalana" en cada comercio. La aplicación, además, permite hacer una clasificación de comercios teniendo en cuenta estos parámetros.

En este sentido, el Tribunal Constitucional, en su sentencia sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2010, señaló que la Generalitat no podía sancionar a los comercios privados por el uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales en Cataluña -catalán y español-, y del aranés en el Valle de Arán.

Plataforma per la Llengua es una entidad que fue objeto de polémica en el pasado por poner en el punto de mira a los comercios que no rotulan en catalán y a las empresas que no etiquetan en este idioma. Además, ha recibido cuantiosas ayudas económicas por parte de la Generalitat para llevar a cabo los fines que la rigen.

Toda la actualidad en portada

comentarios