Ópera en el Liceu

La «fille» de Puértolas (y de Camarena)

Regresó al Liceu la deliciosa producción de «La fille du régiment», obra maestra de Donizetti imaginada hace ya una década por Laurent Pelly

Camarena y Puértolas, en un momento del montaje
Camarena y Puértolas, en un momento del montaje - ANTONI BOFILL

Regresó al Liceu la deliciosa producción de esta obra maestra de Donizetti imaginada hace ya una década por Laurent Pelly, montaje que con su inteligente dirección de actores, sus coros como de «musical», su magnífica escenografía y las mil morcillas que permite, sigue fresca como en su estreno. Y, por ello, vuelve a conquistar, a encantar y a fascinar, más todavía en una función tan redonda como la del estreno de la reposición.

Sabina Puértolas firmó una Marie hiperquinética, con un punto payasa quizás exagerado para el personaje, pero construido con un fraseo muy teatral, que llega a todas las notas casi siempre con la proyección ideal; pero si al timbre le falta brillo juvenil y belleza de armónicos, la soprano española lo suplió con un saber hacer de experta y con una actuación global fantástica. Su «Il faut partir» fue, musicalmente, lo más hermoso de la noche. Y a pesar de que su aporte fue el más completo del reparto, el éxito mayúsculo se lo llevó el tenor de moda, el mediático mexicano Javier Camarena,con un Tonio algo más aniñado de lo usual, sin mucha magia teatral en sus movimientos, pero con unos agudos que embrujan. Su coloratura, además, está, sorprendentemente, poco resuelta. Pero así es el teatro, con sus leyes misteriosas... El público le pidió al simpático Camarena el bis en la «cabaletta» de los nueve Do y él, siempre generoso, la repitió, como ha hecho antes en Nueva York, Madrid y Las Palmas, cubriéndose de gloria.

La gran Ewa Podles se lleva a su terreno el personaje de la Marquesa, vocalmente en pleno pasaje, pero sus tablas y su magisterio son suficientes para convencer con un rol que, al final, parece escrito para ella. El Sulpice de Simone Alberghini aportó corrección y buen hacer, lo mismo que el comprimariado defendido por Carles Daza, Isaac Galán, Olivier Decriaud y la impresionante Bibiana Fernández, actriz a la que la «regia» no le sacó todo el jugo que hubiera podido. Maravilloso el Coro del Liceu en una noche inolvidable para el conjunto. A la lectura del maestro Giuseppe Finzi, que consiguió un buen sonido de la Simfònica liceísta y un trabajo cohesionado con los solistas, le faltó sin embargo energía y mayor juego de contrastes: teatralidad, en suma.

Música: G. Donizetti. Intérpretes: S. Puértolas, J. Camarena, E. Podles, S. Alberghini, I Galán, C. Daza. O. S. del Liceu. Dirección: G. Finzi. Dir. Escena: L. Pelly. Lugar: Liceu, Barcelona. Fecha: 16-05-17.

Toda la actualidad en portada

comentarios