Detalle de la decoración de la calle Verdi
Detalle de la decoración de la calle Verdi - PEP DALMAU

Fiestas de Gràcia, un «walk of fame» de barrio

La calle Fraternitat de Baix gana el concurso de calles decoradas y destrona a la multipremiada calle Verdi, una de las más visitadas de las fiestas

BARCELONAActualizado:

El éxito de la calle Verdi durante la Fiesta Mayor de Gràcia no es casual. Esta vez no ha sido la agraciada, pero la interminable lista de primeros premios que atesora la han convertido, un año más, en una de las calles más populares y concurridas del barrio durante la tercera semana de agosto, con colas puntuales para echar un vistazo a la temática y puesta en escena elegida esta ocasión.

Tal es su fama que para esta edición, nada menos que la 199, han decidido crear su propio «Walk of Fame» al más puro estilo hollywoodense. Propio porque, en lugar de artistas de alto copete, las auténticas estrellas aquí son las calles participantes. Y, como si de una auténtica alfombra roja se tratara, decenas de cámaras de los asistentes no cesan de fotografíar con entusiasmo la entrada, cautivadas por un gran letrero de Hollywood y un formidable león de la «Metro Goldwyin Verdi» (sic.). En la otra mitad de la calle, tiburones, surferos, nadadores y socorristas subyacen bajo unas límpidas olas de plástico. De fondo, The Mamas & The Papas entonan el icónico «California Dreamin’», como no podía ser de otra forma.

Decoración de la calle Fraternitat, inspirada en «Juego de Tronos»
Decoración de la calle Fraternitat, inspirada en «Juego de Tronos»- PEP DALMAU

En términos de afluencia, la diferencia entre Verdi y el resto de calles es sustancial. Mientras que para ver la calle del compositor debe esperarse en ocasiones varios minutos para entrar, el resto de calles decoradas pueden visitarse, por lo general, sin grandes problemas de espera.

Salvados de lluvia

Son, a grandes rasgos, las imágenes que pueden verse estos días en las fiestas de barrio más famosas de la capital catalana, que este año tiene previsto batir record de asistencia. Una edición que, extrañamente, se ha librado esta vez de que un inoportuno chaparrón haya echado a perder las ornamentaciones que tras meses de trabajo dan vida y color a las jornadas festivas, como suele ser costumbre.

A la afortunada ausencia de la habitual tromba se ha añadido. de la misma forma, la de incidentes registrados. En este sentido, Gràcia ha hecho énfasis este año contra las agresiones sexistas, y en las paredes de las calles cuelgan carteles, hojas y mensajes por unas fiestas libres de abusos.

La relativa calma del día, en las que los visitantes centran su atención en recorrer las 20 calles que este año han participado en la entrega de galardones y deleitarse ante ante las elaboradas y originales decoraciones, da paso a unas noches llenas de ambiente y conciertos en numerosos puntos del barrio. Y no hay duda de que en el ecuador de unas fiestas que se alargarán hasta el domingo, las mejores noches están aún por llegar.