Àngel Sala, director del festival, posa con el cartel de la nueva edición
Àngel Sala, director del festival, posa con el cartel de la nueva edición - EFE

El Festival de Sitges se rinde a la leyenda de «2001: una odisea del espacio» y premia a Peter Weir

La gran cumbre del cine fantástico recordará también los 200 años de «Frankenstein» y los 40 de «Halloween»

BARCELONAActualizado:

El 50 aniversario ya pasó, pero el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges le ha cogido el gusto a tan señalada y representativa cifra y ahí se queda un año más, congelado en el medio siglo, para conmemorar otro cumpleados redondo: el de «2001: Una odisea del espacio». «Somos tópicos y poco originales, pero es gracias a la película de Kubrick que estamos aquí», ha destacado el director del festival, Àngel Sala, antes de desvelar un cartel que reproduce el icónico monolito de la película «en conjunción con los planetas» y que rinde homenaje a la película que revolucionó la ciencia ficción en 1968.

Así, con el icónico filme de Kubrick como hilo conductor y un programa de actividades y homenajes pendiente aún de desvelar, Sitges sigue echando mano de los aniversarios, y además de subrayar que 1968 fue un año clave para el cine de género gracias a títulos como «El planeta de los simios», «La semilla del diablo» y «La noche de los muertos vivientes», recordará también los 200 años del Frankenstein de Mary Shelley con una retrospectiva en clave femenina y conmemorará los 40 años del «Halloween» de John Carpenter con la proyección de la cinta original.

También los premios honoríficos, los mismos con los que el festival quiere corregir esos años en los que cine de género no gozaba de prestigio ni reconocimiento, tienen algo de conmemorativo, ya que uno de los galardonados será Peter Weir,de cuya «El show de Truman» se cumplen 20 años. «Se cumple la premonición que Weir hizo sobre la televisión invasiva», ha subrayado Sala antes de glosar a Weir como «gran director de cine fantástico que cuando dio el salto a Hollywood hizo de todo y todo muy bien». Entre sus títulos más célebres destacan «Único testigo», «Master And Commander» o «El club de los poetas muertos», aunque el festival de Sitges prestará especial atención al trabajo del australiano en los setenta, con películas que, como «Los coches que devoraron París», «La última ola» y «Picninc en Haging Rock», sí que se enmarcaban dentro del cine fantástico.

En femenino se conjugará el festival para rendir homenaje a tres actrices de la talla de Pam Grier, protagonista de «Jackie Brown»; la veterana Helga Liné, nombre indispensable del fantástico español gracias a su participación en «El espanto surge de la tumba» y «Pánico en el Transiberiano»; y Traci Lords, icono pop que pasó del cine para adultos a la serie B y de ahí al cine fantástico y a la televisión convencional.

Las tres serán premiadas en una edición que, del 4 al 14 de octubre, volverá a reivindicarse como epicentro del cine fantástico y de terror con una programación en cuyo avance destacan los regresos de Lars Von Trier y Gaspar Noé con «The House That Jack Built» y «Climax», respectivamente, y el estreno de «Under The Silver Lake», thriller paranoico firmado por David Robert Mitchell. «Lazzaro Felice», de la italiana Alice Rohrwacher; la adaptación de un relato de Murakami a la que el coreano Lee Chang-Dong ha dado forma con «Burning»; el terror inclemente de «Ghostland», de Pascal Laugier, y los zombies parisinos de «La nuit a dévoré le monde», de Dominique Rocher, completan la parrilla de salida de un festival que estrenara también el documental «Sad Hill», centrado en la reconstrucción del cementerio de «El bueno, el feo y el malo»