Cataluña - Disfruta

«Dansa de mort»: monotonía infernal en la Sala Muntaner

Jordi Casanovas adapta al dramaturgo sueco August Strindberg y lo traslada a la España de principios de los 80

Un momento de montaje en la Sala Muntaner
Un momento de montaje en la Sala Muntaner - ABC

Un matrimonio que celebra sus bodas de plata recibe la visita del primo de la mujer que rompe su infeliz monotonía. Los dos quieren atraer al invitado. Éste es, a grandes rasgos, el panorama que plantea August Strindberg en «Dansa de mort».

«He trasladado la acción a la España de principios de los años 80 porque me interesaba incidir en la Ley del Divorcio que aprobó Suárez en 1981», destaca Jordi Casanovas que firma la adaptación y dirección. La obra es una comedia negrísima pero con una puerta abierta gracias al divorcio, la gran oportunidad para las parejas que no se pueden soportar.

Lluís Soler y Mercè Arànega son este matrimonio tan aburrido y Carles Martínez el primo. «Es un triángulo donde los tres personajes pesan igual», destaca Martínez que no quiere pasar por alto que «Strindberg consideraba que el matrimonio era el infierno».

Más datos biográficos del dramaturgo sueco ayudan a entender la claustrofobia que encierra la sinopsis: «Strindberg se fue una temporada a vivir con su hermana que estaba casado con un militar; la relación con su cuñado no era especialmente fluida».

«Con veinticinco años de casados es una pareja muy contaminada y muy perversa –aclara Lluís Soler-. La convivencia humana no es sencilla y la condición de militar del hombre no ayuda». «Dansa de mort» es uno de los más demoledores ataques a la vida matrimonial.

«La historia tiene un punto de claustrofobia, todo transcurre en una isla a la que sólo se puede acceder en un ferry que funciona dos días a la semana», advierte Jordi Casanovas.

La función empieza con una tormenta que se prolonga tres días, lo que dura la obra. «Las referencias bíblicas nos llevan al Arca de Noé», apunta Martínez. Y algunos detalles como lo que bebe el militar delatan que es una adaptación: «Nuestro militar bebe brandy y el original whisky, una pequeña diferencia muy relevante».

«Dansa de mort» estará en la Sala Muntaner hasta el domingo 9 de julio. “Curiosamente no se ha interpretado nunca aquí, se hizo una versión con Pepe Sacristán en Madrid y podemos decir que fue la obra precursora a “Quién teme a Virgina Woolf” de Edward Albee”.

Toda la actualidad en portada

comentarios