GASTRONOMÍA Bocadillos con nombre y apellidos

Barcelona se rinde ante nuevas versiones de este platillo común

Los hermanos Joaquim y Fran López
Los hermanos Joaquim y Fran López - ABC
ANA LUISA ISLAS Barcelona - Actualizado: Guardado en: Actualidad Disfruta

Hace ya más de tres años que los hermanos Roca presentaron en el Hotel Omm los «rocadillos». Por entonces, Paco Pérez hizo lo propio en la hamburguesería La Royale. Desde entonces, la moda de los bocadillos con firma no ha parado de expandirse por la ciudad. Atrás quedó la mala fama de este sencillo plato de bar Manolo o almuerzo escolar. Pocos son los restaurantes y cocineros que se han resistido a esta tendencia que se ha inspirado en la cocina internacional para salir del clásico bocata de jamón. A los del Roca Bar se han sumado recientemente los del «multiestrellado» chef Martín Berasategui en el Bar Hall0, en el Monument Hotel del paseo de Gracia. «Martintxo» es la estrella de la casa, un bocadillo de solomillo de vaca gallega, con crema de sardinas y pan chapata.

«Soy disfrutón, me gusta comer bocadillos y que los labios se peguen», explica Berasategui. A pesar de que lleva años trabajando en la ciudad, no tenía prisa. «Quería ofrecer bocadillos desde que llegué, pero quería hacerlo lo mejor posible. Quería sacarlos cuando estaba seguro de poder tocar la fibra más sensible», se excusa el chef. Y vaya que si lo logra, no solamente con su homónimo sino también con el «hot dog» de bogavante, la hamburguesa o las tapas de autor que completan la carta: alitas de pollo, brandada de bacalao o un tempura de morcilla, entre otros. El nombre, claro, tiene su precio, los bocadillos cuestan, en promedio, 20 euros.

Cadena de «bocadillerías»

Hace un mes, Fran López (Xerta y Villa Retiro) y su hermano Joaquim también abrieron una bocadillería. La de ellos, con precios (y versiones) más aterrizados (5 euros por unidad), busca volverse una cadena. Los hermanos esperan que para el año 2018 hayan abierto tres locales más, ya sean franquiciados o propios. El local está ubicado en la céntrica plaza Universidad, a un costado del clásico Bar Universitat. Los hermanos de la Terra Alta ofrecen aquí algunos de los vinos de su bodega Pagos de Híbera, así como otras 50 referencias, algunos de ellos por copas. Para acompañar el surtido de bocadillos y ensaladas que ofrece, también sirven zumos de frutas recién hechos. «Es un establecimiento ‘fast good’ en el que ofrecemos bocadillos artesanos, frutas y verduras ecológicas, carnes de calidad, huevos de gallinas en libertad, pan de tercera fermentación y una amplia selección de vinos», explica Fran.

Hace un par de años Kim Díaz (del Bar Mut y Mutis) creó Entrepanes Díaz, una bocadillería, restaurante, bar, coctelería y segundo hogar, que ha tenido un éxito rotundo. Los nuevos locales tendrán que estar a la altura, pues el servicio, el producto y las creaciones del chef Víctor Lema están para «chuparse los dedos». Los recién llegados lo tienen difícil. En el Díaz, el precio por bocadillo va de los 10 a los 15 euros. Por suerte, las opciones que dan los bocadillos son interminables, los hay para todos los gustos y bolsillos. ¿Quiénes serán los próximos?

Toda la actualidad en portada

comentarios