Una visitante recorre una de las instalaciones de la exposición
Una visitante recorre una de las instalaciones de la exposición - EFE

Las abejas se instalan en la Fundación Miró

«Beehave» reúne instalaciones de una veintena de artistas entorno a las abejas

BARCELONAActualizado:

De todos los insectos la abeja es la reina. Así lo cree la comisaria Martina Millà, que reivindica la importancia de este animal en extinción que no sólo produce miel sino que poliniza las plantas. La muestra «Beehave», que ocupa las salas de exposiciones temporales de la Fundación Miró, reúne varias instalaciones entorno a las abejas.

Más de veinte artistas de diez nacionalidades distintas presentan sus particulares miradas. Da la bienvenida «Relaciones mutualistas», del mexicano Jerónimo Hegerman, un jardín de esferas transparentes llenas de flores. El visitante puede y debe vivir la experiencia de inmersión en estas bolas y experimentar la sensación que tiene una abeja cuando poliniza una flor. «En el interior hay flores naturales que se cambiarán cada semana», apunta Millà que cree que es una experiencia olfativa muy especial.

En la siguiente sala descubrimos la pasión de Anna Marie Maes por las abejas. La artista belga lleva años estudiando la vida de estos animales desde su terrado en Bruselas donde el Ayuntamiento permite tener enjambres. «Me interesa especialmente cómo ven las abejas el mundo y para investigar he puesto una cámara oculta entre ellas», comenta Maes que es la artista apícola por excelencia.

Una colmena excepcional

El Ayuntamiento de Barcelona tiene muy restringidas las colmenas. «Hemos conseguido instalar una colmena para la obra “Enjambres” de Xavi Manzanares y Álex Muñoz en la terraza de la Fundación Miró», desvela Millà con entusiasmo.

«Esta colmena es excepcional en Barcelona porque están prohibidas, igual que están prohibidas las vaquerías y todo lo que se considera actividad ganadera, lo que no ocurre en otras ciudades europeas», señala la comisaria, que cree que sería interesante abrir un debate al respecto porque las abejas podrían hacer una interesante labor polinizadora en la ciudad. Millà quiere que el público se plantee seriamente la importancia de las abejas en el mundo y que se cree una empatía con ellas.

La serie de instalaciones que podemos disfrutar en la Miró ofrecen un cambio en la escala respecto a las abejas. «Los artistas son esenciales porque nos ofrecen maneras intrigantes y profundas de analizar la realidad», puntualiza el director de la Fundación Miró, Marko Daniel.