El gobierno municipal quiere intentar aprobar las ordenanzas en el pleno de la semana que viene
El gobierno municipal quiere intentar aprobar las ordenanzas en el pleno de la semana que viene - INÉS BAUCELLS
BARCELONA

La oposición tumba la propuesta de ordenanzas fiscales para 2018 de Colau

Critican la poca voluntad de diálogo y negociación del gobierno municipal

BARCELONAActualizado:

Como ya ocurrió justo hace un año, el gobierno municipal de Barcelona liderado por Ada Colau va a tener que sufrir para poder aprobar las ordenanzas fiscales para el próximo año. Ayer, la propuesta presentada tenía su primer trámite, la aprobación en la comisión de Economía y Hacienda, pero la oposición rechazó en bloque la revisión de las tasas e impuestos para el 2018.

La medida, de hecho, no recibió ni un apoyo. El grupo Demòcrata, Cs, ERC y PP votaron en contra, el concejal no adscrito, Guillem Ardanuy, hizo una reserva de voto y la CUP no participó en la votación porque no asistió ayer a la comisión en señal de protesta por la detención de los «Jordis», los líderes de las entidades independentistas. La oposición recriminó al Ayuntamiento su poca voluntad para dialogar y buscar un consenso sobre la propuesta que ayude a tirarla adelante.

La concejal del grupo Demòcrata Sònia Recasens lamentó que la propuesta no incentiva la promoción económica de la ciudad, mientras que la líder de Cs en Barcelona, Carina Mejías, denunció la «unilateralidad» municipal a la hora de impulsar las ordenanzas y exigió incluir medidas para «paliar» los efectos económicos del proceso soberanista en la ciudad y el impacto negativo que pueda tener la fuga de empresas.

Por su parte, Alfred Bosch, líder de ERC -que fue la formación clave hace un año para tirar adelante las ordenanzas- criticó que la propuesta no incluye algunas de las medidas aprobadas por el pleno y que, además, deja de lado la tarifación social. El concejal del PP Javier Mulleras lamentó que no se bajen los impuestos.

A pesar de las críticas, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, defendió que la propuesta era equilibrada y se abrió a negociar e, incluso, a hacer algunas renuncias. El número dos de Colau consideró, además, que la situación política catalana está condicionando los posicionamientos. El consistorio llevará el texto a aprobación provisional en el pleno de octubre del próximo viernes, por lo que cuenta con poco más de una semana para las negociaciones.

Las novedades incluidas

En cuanto a las novedades de las ordenanzas, destaca la incorporación de una bonificación del 95% en la cuota del Impuesto sobre Bienes Inmuebles en los pisos de alquiler social gestionados por la Bolsa de alquiler de Barcelona y se modifica la bonificación para familias numerosas. También introducen una tasa sobre las emisiones en el Área Verde y Azul para que los vehículos más contaminantes paguen más, y otro impuesto para los autocares turísticos que aparquen en la Font Màgica. Los que vayan a la Sagrada Familia o al Park Güell también pagarán más por su estacionamiento.