Colau, la semana pasada en un pleno extraordinario municipal
Colau, la semana pasada en un pleno extraordinario municipal - INÉS BAUCELLS

La oposición clama contra Colau por la degradación de Ciutat Vella

Todos los grupos excepto la CUP fuerzan un pleno extraordinario para reprobar la acción municipal en el distrito neurálgico de Barcelona

BARCELONAActualizado:

La mala gestión del Ayuntamiento deBarcelona en Ciutat Vella, un distrito que en los últimos años ha visto como se incrementan los problemas por la inseguridad, los «narcopisos», las «okupaciones y la explotación sexual, entre otros aspectos, le puede pasar factura a Ada Colau. La complicada situación en la zona ha llevado a la oposición a clamar por un pleno extraordinario que aborde la degradación en el distrito, y especialmente en el Raval, y en la que puedan reprobar la inacción municipal.

El PSC, hasta hace medio año aliado de Colau en el gobierno municipal, ha liderado la iniciativa, que fue registrada ayer y que obliga al gobierno de Colau a convocar la sesión extraordinaria en un plazo de 15 días. Dejando de lado sus claras discrepancias, PDECat, Cs, ERC y PP –todos los grupos excepto la CUP– han arropado el pleno, en el que las formaciones aprovecharán para exigir también medidas urgentes e integrales para la zona.

«Abandonar la pasividad»

«La situación está fuera de control», denunció ayer Jaume Collboni, el líder municipal del PSC, que cree que «estamos ante una auténtica crisis de ciudad, porque Ciutat Vella es el corazón de Barcelona». El socialista lamenta que «los vecinos se sienten solos, las entidades están desbordadas y la Guardia Urbana se encuentra en una desmotivación sin precedentes y no se siente suficientemente apoyada por su alcaldesa». Por ello, exigió, «emplazamos a Colau a abandonar la pasividad y a rectificar y a que ponga sobre la mesa un plan de acción» con medidas «extraordinarias» y «contundentes en materia de acción policial y seguridad publica».

El resto de grupo tampoco repararon en críticas. El portavoz del grupo Demòcrata, Jaume Ciurana, señaló que Ciutat Vella está sufriendo una «degradación social y de los servicios municipales» por el «doble fracaso» de Colau en políticas sociales y seguridad y porque el gobierno ha «abandonado» el distrito.

La presidenta municipal de Cs, Carina Mejías, coincidió en que «la situación en la ciudad se sigue degradando» por «dejadez municipal» mientras que la alcaldesa «cambia el nombre de calles y va a manifestaciones independentistas». Mejías recordó que a iniciativa de Cs el pleno aprobó por unanimidad un plan de choque en el Raval y reclamó que se implemente.

Por su parte, el presidente del grupo del PP, Alberto Fernández, lamentó que el PSC haya apoyado el pleno extraordinario sobre Ciutat Vella ahora que está en la oposición y no en septiembre, cuando los populares propusieron un plenario para abordar el fenómeno de los narcopisos. El líder popular exigió un plan de choque de servicios sociales para frenar la proliferación de «narcopisos» e instó al gobierno a «actuar en materia policial de forma contundente de una vez».