Llegada ayer a los juzgados de la agente de la Guardia Urbana acusada, junto a otro agente, de la muerte de su pareja
Llegada ayer a los juzgados de la agente de la Guardia Urbana acusada, junto a otro agente, de la muerte de su pareja - EFE
BARCELONA

Los Mossos revisarán la muerte de un mantero en la que se vieron implicados los urbanos detenidos

Los dos agentes implicados en el crimen de otro compañero han ingresado de forma provisional y sin fianza en diferentes catalanas

BARCELONAActualizado:

La agente de la Guardia Urbana de Barcelona detenida por su presunta implicación en la muerte de su novio, también policía del cuerpo, ha ingresado en la cárcel barcelonesa de Wad Ras, y el otro urbano arrestado en Quatre Camins, en La Roca del Vallès (Barcelona), según han detallado este miércoles a Europa Press fuentes conocedoras del caso.

La titular del Juzgado de Instrucción 8 de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) decretó la noche de este martes prisión provisional comunicada y sin fianza para los dos por un delito de homicidio/asesinato -se concretará al instruirse el caso-, por su presunta relación con la muerte del otro agente al que se encontró calcinado cerca del pantano de Foix (Barcelona).

Precisamente, la magistrada acordó que los arrestados ingresaran en prisiones distintas y en módulos especiales por su condición de policías, informó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

La agente Rosa Peral, detenida el sábado por presuntamente matar a su novio y dejarle calcinado en un maletero cerca del pantano, declaró ante la juez unas dos horas y media, y el policía Albert López durante una hora.

Casos revisados de nuevo

Paralelamente, los Mossos han decidido revisar los casos en que ambos hayan participado, entre los que destaca la muerte de un mantero en Montjuïc, en Barcelona, el 9 de agosto 2014, cuando cayó por un terraplén huyendo de la policía, al estar implicados los dos policías en esta actuación.

Los dos agentes investigados acumulan otros casos, ya que Albert López fue condenado por un juzgado de Barcelona por una falta de lesiones a un mantero al que dio una paliza en una actuación en el barrio barcelonés de Ciutat Vella en 2012.

Rosa Peral fue víctima en 2008 de una supuesta venganza con una foto sexual por parte de la que entonces era su pareja, un subinspector del cuerpo que está pendiente de juicio por difundir la instantánea a todos los contactos del correo electrónico de ella: la cita judicial se aplazó tras el hallazgo del cadáver del pantano, hasta el 26 de octubre.

Además, ella había denunciado a su exmarido, con quien estaba en proceso de separación; y él también a ella, por una suplantación de identidad en una factura, han informado fuentes conocedoras del caso.