Cataluña - Barcelona

Un joven recibe una paliza después de que una chica, por venganza, le engañase ofreciéndole una cita

El chico acudió al encuentro con la joven y fue golpeado por dos chicos que le rompieron la mandíbula y varios dientes

Patrulla de los Mossos d'esquadra, en una imagen de archivo
Patrulla de los Mossos d'esquadra, en una imagen de archivo

Los Mossos d'Esquadra han detenido a cinco jóvenes, de entre 18 y 23 años, por propinar una brutal paliza a otro joven. La agresión se produjo después de que una chica, por venganza y en connivencia con el resto de detenidos, propusiera al joven una cita amorosa en una zona poco transitada de Terrassa (Barcelona).

Los Mossos averiguaron que la víctima tuvo una disputa con una amiga del instituto a través de las redes sociales
Según han informado los Mossos, los detenidos, dos de los cuales han ingresado en prisión, se encarnizaron con la víctima y, usando objetos contundentes, le golpearon en la cabeza hasta fracturarle la mandíbula y hacerle perder varios dientes. Los hechos se remontan al pasado 21 de febrero, cuando los Mossos tuvieron conocimiento de que se estaba produciendo una pelea en la Ronda de Ponent de Terrassa, donde unos agentes localizaron con numerosas contusiones en la cabeza y el cuerpo a la víctima, que fue trasladada inmediatamente al hospital.

Tras investigar los hechos, los Mossos averiguaron que la víctima había tenido una disputa, a través de las redes sociales, con una amiga del instituto. A raíz de estos hechos y por venganza, la chica preparó un encuentro del joven con una amiga suya, quien mediante engaños le propuso tener una cita en un lugar apartado para tener intimidad.

Y le intentaron robar

Una vez en el lugar, la víctima se encontró con un grupo de tres chicas y dos jóvenes que le estaban esperando y que le propinaron una paliza. El joven recibió puñetazos y patadas por el cuerpo y la cabeza. Los agresores le golpearon utilizando objetos contundentes para causarle lesiones más importantes.

Además, durante la agresión le quitaron las llaves de su casa, que lanzaron a una riera próxima, e intentaron robarle el teléfono móvil, lo que finalmente no consiguieron. El sábado 25 de febrero los Mossos detuvieron a las tres chicas del grupo y un día después fueron detenidos los dos jóvenes, de 22 y 23 años, que tenían antecedentes penales y policiales por delitos violentos.

Al día siguiente, el lunes 27 de febrero, los cinco jóvenes, todos de nacionalidad española, pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Terrassa, acusados de un delito grave de lesiones y un robo con violencia e intimidación. El juez decretó la libertad con cargos para las tres chicas y el ingreso en prisión para los dos jóvenes.

Toda la actualidad en portada

comentarios