Colau y Bartomeu posan junto a representantes de todos los partidos políticos menos la CUP
Colau y Bartomeu posan junto a representantes de todos los partidos políticos menos la CUP - EFE

Colau y el F.C. Barcelona llegan acuerdo para transformar el entorno del Camp Nou

El proyecto, secundado por todos los grupos municipales menos la CUP, permitirá «abrir a los vecinos» el estadio

BARCELONAActualizado:

El Ayuntamiento y el FC Barcelona han llegado a un acuerdo para la reordenación urbanística del entorno de las instalaciones del club, que comenzará en el verano de 2019 y permitirá «abrir a los vecinos» el Camp Nou y que no tendrá coste para el consistorio. El club asumirá todos los costes derivados de las obras de urbanización de las calles, los nuevos espacios libres de carácter público y los nuevos espacios de uso público del recinto, que tendrán un coste total de más de 125 millones de euros. El proyecto prevé soterrar todo el aparcamiento y crear otro de autocares, integrado en las instalaciones.

La comisión de gobierno de la ciudad ha dado luz verde a este nuevo planteamiento urbanístico, cuyas obras deberían durar cuatro años y que incorpora los cambios trabajados con el club para mejorar el interés público y dar respuesta a las alegaciones presentadas. Las instalaciones dejarán de ser «una barrera urbana» y se generará «un nuevo espacio de uso ciudadano», además, el Barcelona asumirá la mejora de la ordenación y la urbanización de las calles Arístides Maillol y de la Maternitat, ha informado el consistorio.

El acuerdo hoy alcanzado se traduce en la aprobación provisional de una Modificación del Plan General Metropolitano (MPGM), que deberá ser ratificado este miércoles 18 en la comisión de Urbanismo y Movilidad y se votará en pleno del 27 de abril.

Con esta reordenación, las zonas verdes públicas crecerán en más de 23.000 metros cuadrados y el recinto Camp Nou -los días que no haya partido en el mismo- estará totalmente abierto al público. Asimismo, en la calle Joan XXIII se incorporará un carril de tráfico, se ampliarán las aceras de las calles cercanas al campo y se implementarán carriles bici en las calles Arístides Maiol, Maternitat, Gregorio Marañón y la misma Joan XXIII.

La propuesta integra un aumento de suelo público de 14.681 metros cuadrados con respecto a la actualidad, el que se reserva a equipamientos públicos deportivos será de unos 1.500 metros cuadrados y la zona verde pública será de 32.050 metros cuadrados.

Además, se reservan 243.400 metros cuadrados sobre rasante para los equipamientos privados del recinto (el futuro Camp Nou y el nuevo Palau Blaugrana, además de espacios como la Masia o el museo del club).

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha indicado en rueda de prensa que el Camp Nou «vive de espaldas a su entorno y había una demanda de mejorar mucho el espacio urbanístico». Ha considerado que esta era una «asignatura pendiente» y ha celebrado el «consenso» alcanzado con la totalidad de grupos parlamentarios -a excepción de la CUP-. Este acuerdo marca «un antes y un después en la relación entre el club y la ciudad», ha celebrado: «El Camp Nou pasará de ser un espacio opaco, cerrado y sin resolver a un espacio amable, en el que hacer vida, con zonas verdes y de recreo».

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ha indicado que esta es «una propuesta equilibrada e integradora entre lo que el club necesita, las reivindicaciones vecinales y las necesidades del ayuntamiento».