El raptor la retuvo en el despacho (ventana superior) mientras los Mossos (abajo) esperaban a intervenir
El raptor la retuvo en el despacho (ventana superior) mientras los Mossos (abajo) esperaban a intervenir - I.BAUCELLS

Cárcel para el secuestrador de la mujer del cónsul de Malí en Barcelona

Un ciudadano del país africano la mantuvo el lunes raptada más de cinco horas para exigir papeles

BARCELONAActualizado:

El juez ha ordenado el ingreso en prisión provisional y sin fianza para el ciudadano de Malí que el lunes secuestró durante más de cinco horas a la mujer del cónsul de este país africano en Barcelona para exigir un visado, según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El titular del Jugado de Instrucción número 1 de Barcelona, en funciones de guardia, le atribuye un delito de detención ilegal con el agravante, además, de fijación de condición. En su caso, que el cónsul le otorgase un visado para viajar a su país y volver luego a España sin impedimentos.

El lunes el hombre mantuvo a la mujer durante más de cinco horas raptada en un despacho del Consulado, ubicado en la avenida Josep Tarradellas de la capital catalana.

Poco después de las ocho y media de la tarde, el operativo conjunto de los Mossos d’Esquadra y la Policía Nacional –al ser terreno diplomático, ésta última es competente– finalizaba con éxito.

La mujer fue liberada y el hombre detenido y conducido a la comisaría que la Policía Nacional tiene en el barrio barcelonés de La Verneda. Tiene unos 40 años y antecedentes por violencia de género.

No iba armado

El hombre pretendía que le arreglasen papeles para poder viajar a su país y no tener problemas para volver a España después. No iba armado. Las negociaciones entre el secuestrador y los policías se alargaron. El hombre y la mujer del cónsul permanecían en una de las habitaciones, mientras los agentes trataban de que depusiese su actitud y dejase libre a la mujer.

Finalmente, los agentes consiguieron que el hombre saliese del despacho y, entonces, lanzaron una granada de sonido para aturdir al secuestrador y rescatar a la mujer.