Colau, el Rey y Puigdemont, el pasado julio en el homenaje a los Juegos Olímpicos de Barcelona
Colau, el Rey y Puigdemont, el pasado julio en el homenaje a los Juegos Olímpicos de Barcelona - INÉS BAUCELLS

Barcelona rechaza declarar «non grato» al Rey Felipe VI

El partido de Colau, claramente republicano, descarta la propuesta de la CUP por considerar que «va en contra del diálogo que queremos»

BARCELONAActualizado:

El Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado declarar persona «non grata» al Rey de España, Felipe de Borbón, así como a la Casa Real Española. La petición de la CUP, que se ha abordado esta mañana en la comisión municipal de Presidencia y que exigía la retirada de todas las medallas, honores y reconocimientos que la monarquía ha recibido por parte del consistorio catalán, ha tenido el apoyo del grupo Demòcrata, ERC y un concejal no adscrito. El «no» de BComú ha sido crucial para descartar la iniciativa, que también ha sido rechazada el PSC, Cs y PP.

La postura del partido de Ada Colau ha sido especialmente criticada por todos los grupos. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha defendido en esta ocasión su posicionamiento porque a pesar de ser «una fuerza política claramente republicana» y de sus críticas con la declaración institucional del Rey tras el pasado 1-O, su formación aboga por un diálogo entre instituciones que resuelva el conflicto actual. «La declaración de ‘non grata’ no serviría para nada, iría en contra del diálogo que queremos», ha sentenciado el edil.

En otro sentido, Cs y PP han sido muy críticos con la medida y han reprochado a los anticapitalistas cómo pueden querer declarar «non grato» al Rey y, en cambio, haber arropado a Arnaldo Otegui. «Para la CUP es ‘non grato’ todo aquel que no tiene su pensamiento totalitario», ha criticado la edil del PP, Ángeles Esteller. Por su parte, Carmen Andrés, edil del PSC, ha lamentado que con la medida «se evidencia que la CUP no quiere diálogo», algo que considera que es gran parte del problema en la situación política actual.

Por el contrario, las formaciones independentistas han apoyado la medida, especialmente tras la declración que hizo a raíz del referéndum ilegal. Por ese motivo han recriminado a Felipe VI no haber tenido «neutralidad institucional» sobre los hechos del pasado 1 de octubre y «no haber sido el Rey de todos».

Paralelamente, el grupo Demòcrata, ERC y también la CUP han cargado duramente contra el gobierno municipal, a quien han exigido de una vez por todas un posicionamiento claro en el proceso independentista.

Misma propuesta, diferente resultado

No es la primera vez que la comisión de Presidencia vota una posible declaración del Rey como persona «non gata». La CUP ya lo propuso durante el verano de 2016 y en esa ocasión la proposición quedó rechazada por los grupos municipales de PSC, Cs y PP. ERC fue la única que apoyó la medida y BComú y la antigua CiU votaron diferente a esta mañana y entonces se abstuvieron.