La Diada de Sant Jordi tendrá en 2016 un impulso acorde con este reconocimiento internacional
La Diada de Sant Jordi tendrá en 2016 un impulso acorde con este reconocimiento internacional - EFE

UnescoBarcelona, de ciudad de los prodigios a capital de la Literatura

La Unesco declara la capital catalana ciudad literaria y la incluye en la red de Ciudades Creativas

BARCELONAActualizado:

La ciudad de los prodigios, la misma que cuentan y contaron Marsé, Mendoza y Ruiz Zafón (y también Casavella y Zanón, claro) y la que Cervantes saludó como «flor de las bellas ciudades del mundo»; la que se sabe capital editorial no en una sino en dos lenguas y asistió con sus mejores galas al estallido del boom; la ciudad que funciona como imán cosmopolita y, al mismo tiempo, como imborrable escenario de títulos como «La febre de l’or», «El día del Watusi», «Vida Privada», «Nada», «La plaça del Diamant» y «Últimas tardes con Teresa», entre muchas, muchísimas otras; Barcelona, en fin, tiene desde hoy un nuevo motivo para presumir. Y no uno cualquiera: como ya ocurriera con Edimburgo, Dublín, Praga o Granda, la Unesco ha declarado este viernes la capital catalana Ciudad de la Literatura al incluirla en la red de Ciudades Creativas de la organización.

Hablamos, no lo olviden, de la ciudad que se inventó la diada de Sant Jordi en 1926 y que actualmente suma 40 bibliotecas públicas así como más de 250 sedes de editoriales, por lo que su designación como ciudad literaria no hace más que poner de manifiesto «el reconocimiento mundial al sector literario de Barcelona como estímulo creativo de la ciudad», como destacaba hoy el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB) en un comunicado.

El Ayuntamiento, que presentó formalmente la candidatura el pasado mes de julio, ha celebrado la noticia que la directora general de la entidad, Rina Bokona, había anunciado poco antes y ha avanzado que el próximo mes de enero convocará una reunión del Consejo Promotor de Barcelona Ciudad de la Literatura para empezar a trabajar en las ideas centrales de la candidatura. Esto es: la potencia internacional de la capitalidad editorial, la diversidad y riqueza del patrimonio literario en dos lenguas y la capacidad festiva y popular de vivir la literatura.

De momento, una de las primeras actividades programadas será la inauguración de la Casa Verdaguer de la Literatura, un centro de divulgación ubicado en Vil·la Joana (Vallvidrera) en la misma casa en la que murió en 1902 el poeta Jacint Verdaguer. También se prevé la creación de una línea de subvenciones para apoyar a las librerías, una medida más que necesaria teniendo en cuenta que espacios emblemáticos como Catalònia, Canuda o Negra y Criminal se han visto obligados a cerrar en los últimos años por culpa de la crisis y los cambios en la LAU.

Promoción de escritores

El dossier presentado por la ciudad hacía especial hincapié en la promoción del trabajo de los escritores, y es por otra de las medidas que impulsará Barcelona será la de favorecer el intercambio de autores entre las once ciudades que la Unesco reconoce como literarias (Edimburgo, Melbourne, Iowa, Reikiavik, Dublín, Norwich, Cracovia, Heidelbger, Praga, Dunedin y Granada). Y eso por no hablar de que Sant Jordi, multitudinaria tradición libresca a la catalana y uno de los argumentos que llevó a la Unesco a declarar el 23 de abril DíaInternacional del Libro, recibirá este año un impulso «en consonancia con este reconocimiento internacional».

A falta de concretar proyectos de futuro y con una agenda más bien conceptual en la que se pueden leer enunciados como «discusión de buenas prácticas en promoción de la lectura y la creación literaria» o «actividades para promover el trabajo de los editores», los primeros pasos de la Barcelona literaria serán la participación en la Feria del Libro del Varsovia y la celebración en el CCCB de la Eurocon, la convención bianual de literatura fantástica.