Los trabajadores de Seat cambiarán el chorizo por el hummus en sus bocadillos para mejorar la salud

Un estudio realizado a 30.000 empleados de la empresa, cuyos resultados son extrapolables a la población general, revela que en 20 años la salud de la plantilla ha mejorado en todos los parámetros excepto en hipertensión, triglicéridos y tabaco

BARCELONAActualizado:

Los trabajadores de Seat renunciarán a su tradicional bocadillo de chorizo que la empresa viene regalándoles desde hace años en el cambio de turno y lo sustituirán por uno de hummus, de sardina o vegetal. Ésta es solo una de las interveciones que la compañía automovilística tiene previsto realizar en la dieta y los hábitos de la plantilla en los próximos meses para mejorar los indicadores de salud. La iniciativa parte de un estudio previo realizado por la empresa, en colaboración con el Irsi-Caixa, en el que se ha analizado la historia clínica de 30.000 empleados durante los últimos 20 años.

La investigación, presentada hoy en Barcelona y cuyos resultados son extrapolables a los de la población general, concluye que la mayoría de indicadores de salud (colesterol, glucosa, soberpso, alcohol..) han mejorado respecto a 1998, aunque en hipertensión, tabaco y triglicéridos los datos han empeorado.

Desde 1998, se ha reducido la prevalencia del sobrepeso (del 49% al 41% de empleados), la obesidad (del 15% al 12%) y el colesterol elevado (del 31% al 20%), pero sigue habiendo aspectos mejorables, como el hecho de que ha aumentado el tabaquismo (del 23% al 28%), la hipertensión en tratamiento (del 3% al 5%) y los triglicéridos elevados (del 15% al 16%).

Estudio pionero a nivel mundial

A partir de este estudio, Seat, en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona, el IrsiCaixa, Seat, Itae y científicos de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) impulsarán un un estudio pionero a nivel mundial que evaluará los beneficios de la dieta mediterránea y unos hábitos de vida saludables en una muestra de estos empleados. La investigación, que ya ha arrancado y durará 6 meses, se realizará en una muestra de 600 voluntarios, en 300 de los cuales (de la planta de la compañía en Martorell) se intervendrá en su dieta y hábitos y en otros (muestra control de la planta de Componentes) no se actuará. A los dos grupos se les realizará analíticas y pruebas para comprobar el efecto real de la intervención.

«Queremos medir el impacto de estos cambios de hábitos, que van más allá de la dieta», según ha explicado este viernes en la presentación del estudio la responsable de Salud y Seguridad en el trabajo de Seat, Patricia Such.

En el acto, la han acompañado el director general del Clínic, Josep Maria Campistol; el líder del reputado estudio Predimed y consultor de Medicina Interna del hospital, Ramon Estruch; el director del IrsiCaixa y experto del Hospital Germans Trias i Pujol, Bonaventura Clotet, y el presidente del Comité Científico de Seat y vicepresidente de Recursos Humanos, Xavier Ros.

Efecto en la microbiota intestinal

«La dieta mediterránea ya ha probado cientíificamente que reduce un 30% las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad», ha afirmado Estruch. El estudio MedCars, la intervención que se llevará a cabo sobbre la plantilla de Seat, además de medir estos efectos, comprobará también cómo afecta a la microbiota intestinal.

Entre otras medidas, para canmbiar los hábitos alimentarios se emperzará por modificar lso alimentos que dispensan las máquinas expendedoras (cambiarán la bollería industrial por fruta y frutos secos) y también los bocadillos de entre turnos, que históricamente eran de chorizo y pan blanco y ahora serán de pan integral con hummus, sardina o aguacate y queso fresco, según ha explicado la nutricionista de Harvard Mercedes Sotos-Prieto.

Según Such, antes de cambiar el bocadillo se realizó una cata con los trabajadores y algunos de ellos (los voluntarios que participan en la planta de Martorell) «están satisfechos con el cambio». Otras medidas previstas son seminarios de cocina en los que participarán chefs con estrellas Michellin, abiertos a los familiares de los voluntarios. «Nuestro objetivo es que los cambios que proponemos se consoliden en el tiempo y se extiendan a toda la familia, por eso les involucramos también en el proceso», precisa la responsable de Salud y Seguridad en el trabajo de Seat.