Aspecto del nuevo MareNostrum-4, inaugurado a finales de junio
Aspecto del nuevo MareNostrum-4, inaugurado a finales de junio - EFE
CATALUÑA

Un superordenador de récord

Barcelona estrena el MareNostrum 4, el tercero más rápido de Europa, vital para los avances en la investigación

BARCELONAActualizado:

Los avances científicos de primer orden mundial tendrán cada vez más parada en Barcelona. El Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) ha puesto en marcha recientemente el MareNostrum 4, el tercer supercomputador más rápido de Europa y el decimotercero del mundo, según el prestigioso ranking Top500. Como los otros ordenadores del centro, la herramienta será clave para ejecutar aplicaciones destinadas a la investigación científica.

Así, los superordenadores permiten a los científicos e ingenieros avanzar en sus investigaciones ya que pueden realizar grandes cálculos y simulaciones complejas y analizar un gran volumen de datos. Su uso abarca a todas las disciplinas, desde la astrofísica, pasando por la biomedicina hasta la industria. Durante este primer cuatrimestre, por ejemplo, abordará trabajos sobre el cambio climático, las ondas gravitacionales, la vacuna contra el sida o nuevas terapias de radiación contra el cáncer, entre otras.

«Uno de los proyectos en los que estamos trabajando ahora mismo consiste en extraer y analizar información del ADN para curar enfermedades de manera personalizada», ejemplificó durante la presentación de la «supermáquina» Mateo Valero, el director del BSC, que resaltó en que trabajan con gente de primer nivel como el oncólogo Josep Tabernero.

Además, investigadores de empresas también tienen acceso al supercomputador, aunque también tienen que pasar por el comité evaluador y pagan por el servicio, una de ellas es Repsol, que está analizando el fondo marino del Golfo de México para hacer una representación 3D y poder ampliar la efectividad de su búsqueda de petróleo, según recogió Efe.

Diez veces mejor

El MareNostrum 4 promete unos resultados de infarto. Sus técnicos explican que tiene una capacidad de 11,1 pentaflops, lo que quiere decir que puede realizar 11.100 billones de operaciones por segundo. En un día podrá hacer lo que el primer Marenostrum, de 2004, hacía en un año. O, para poner otra comparación, tendrá una potencia diez veces superior al del MareNostrum 3, en marcha desde 2013.

El nuevo equipamiento, que el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad ha financiado y que ha costado 34 millones de euros, estará formado por cuatro máquinas. De momento, solo hay una en funcionamiento, la fabricada por Lenovo, y las otras tres empresas adjudicatarias del supercomputador, IBM, Intel y Fujitsu, ya están terminando de construir el resto.

El BSC cuenta con 517 trabajadores, de los cuales unos 400 son investigadores y tiene un presupuesto anual de 34,3 millones de euros, provenientes de varias instituciones y del sector privado, de los cuales a partir de ahora, 1,6 se tendrá que destinar a pagar la energía consumida por el supercomputador.