Una clase en Barcelona
Una clase en Barcelona - INÉS BAUCELLS
INMERSIÓN LINGÜÍSTICA

Un sindicato pide que en los colegios catalanes se ofrezca enseñanza bilingüe progresiva

AMES reclama que los niños puedan empezar su escolarización en su lengua materna y progresivamente ir incorporando la otra lengua cooficial

BARCELONAActualizado:

Nueva voz contra la inmersión lingüística en las escuelas. El sindicato educativo AMES ha pedido a la consejería de enseñanza, que dirige Meritxell Ruiz, que en el próximo proceso de preinscripción escolar, se ofrezca a las familias la posibilidad de elegir entre una enseñanza bilingüe progresiva y el actual modelo, en el que el catalán es la lengua hegemónica.

«El objetivo básico de la educación obligatoria, la que reciben los niños y los adolescentes entre los seis y los dieciséis años, es prepararlos para la vida de adulto. En una sociedad bilingüe, como es la catalana, la mejor manera de conseguirlo es posibilitar que los niños, al empezar su escolarización obligatoria, la puedan iniciar en su lengua materna, sea esta el catalán o el castellano, y, progresivamente, ir incorporando la otra lengua cooficial. Este es el llamado modelo bilingüe progresivo», precisa el sindicato en la nota remitida a Enseñanza.

El objetivo de esta nueva fórmula que plantea es, según explica AMES, «conseguir que todo el alumnado, al final de la enseñanza obligatoria, domine bien tanto el catalán como el castellano y, en la medida de sus capacidades, que alcance el mejor nivel de inglés posible».

Derechos lingüísticos

Actualmente en Cataluña no se ofrece a los padres la posibilidad de pedir para sus hijos una enseñanza en la que el castellano, junto con el catalán, también sea lengua vehicular. Según el derecho de opción lingüística que establece la disposición adicional trigésima octava de la Ley Orgánica 8/2013 de 9 de diciembre, los padres tienen este derecho «y una normativa autonómica no puede quitárselo», denuncia el sindicato. Añade que «el incumplimiento de la obligación de ofrecer dos opciones lingüísticas por parte de un gobierno autonómico está regulado por el Real Decreto 591/2014, de 11 de julio, mediante la compensación de los costes de escolarización en un centro privado.

AMES recuerda que una encuesta realizada en 2015 reveló que solo un 14,4% de los entrevistados era partidario de continuar con el modelo de la inmersión lingüística en catalán en la escuela, mientras que un 33,8% de los encuestados prefería que se utilizara tanto el catalán, como el castellano y, de forma equilibrada, también el inglés; y un 28,2% preferían una educación bilingüe mitad en castellano y mitad en catalán.