Ricard Ruiz Garzón y Francisco Díaz Valladares, tras recoger los galardones
Ricard Ruiz Garzón y Francisco Díaz Valladares, tras recoger los galardones - EFE

Ricard Ruiz Garzón y Francisco Díaz Valladares ganan los premios Edebé de Literatura Infantil y Juvenil

Los galardones, dotados con 25.000 y 30.000 euros, respectivamente, llegan a su XXV con 303 originales presentados

BARCELONAActualizado:

El escritor barcelonés Ricard Ruiz Garzón, con la novela «La inmortal», y el sevillano Francisco Díaz Valladares, con «Tras la sombra del brujo», se han proclamado este miércoles ganadores de la XXV edición del Premio Edebé de Literatura Infantil y Juvenil, al que concurrían un total de 303 originales.

Ruiz Garzón, reconocido periodista cultural, antólogo especializado en fantasía y ciencia-ficción y autor de libros destinados al público infantil y juvenil, se ha llevado el Edebé de Literatura infantil, dotado con 25.000 auros con una novela sobre la tolerancia y la voluntad en la que el ajedrez y la inmigración juegan un papel muy importante. En la novela, Ruiz Garzón da voz a Judit, una niña a punto de cumplir doce años que vive en la ciudad suiza de Ginebra y se acaba conviertiendo en una estratega del ajedrez, descubriendo muy pronto que este juego se parece mucho a la vida.

Para el autor, el ajedrez puede funcionar como metáfora de hechos que están ocurriendo actualmente en el mundo, desde la elección del último presidente norteamericano a la llegada a Occidente de refugiados de diferentes guerras.

Por su parte, Francisco Díaz Valladares ha ganado el Edebé de Literatura Juvenil, dotado con 30.000 euros, con «Tras la sombra del brujo», una novela de aventuras ambientada en los paisajes de África, en pleno siglo XXI.

La obra narra en paralelo las historias de Julen, un chico que vive en Estados Unidos pero que está muy orgulloso de haber nacido en África, donde vivía con su abuelo español, que trabajaba allí como antropólogo; y de un brujo que se dedica a manipular y causar el pánico entre las tribus.

Díaz Valladares, que no ha escondido que llevaba años «persiguiendo el sueño» de ganar el Edebé, ha indicado que la historia la empezó a armar después de ver la película «Los demonios de la noche», que transcurre en África. El autor ha rememorado que desde pequeño es un enamorado de las obras de Julio Verne y que llegó a imitar a alguno de los personajes creados con él, metido en un río vestido con un particular traje de buzo, con un no muy buen resultado final.