Santi Rodríguez - Tribuna Abierta

Realidad virtual

«En Cataluña, vamos sumando capítulos de lo que para muchos es surrealista, pero para sus protagonistas es justicia, eso sí, su justicia»

Santi Rodríguez
Actualizado:

La política catalana sigue instalada en una realidad virtual, lo que ahora viene a llamarse postverdad, y vamos sumando capítulos de lo que para muchos es surrealista, pero para sus protagonistas es justicia, eso sí, su justicia. Mientras, la sociedad catalana permanece dividida, la economía acongojada y las oportunidades de bienestar para muchos catalanes se desvanecen con los despropósitos de los políticos.

Ahora toca rebobinar. Dicen que fruto de una «resolución» del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas «a favor» de Jordi Sánchez, debe volver a intentar someterse a la investidura. Esta afirmación es su falsa realidad, porque no existe tal resolución, sino simplemente una carta del 23 de marzo, en la que se acusa recibo y se comunica el registro de la presentada por el representante de Jordi Sánchez el 21 de marzo. Exacto, dos días después de recibir la comunicación, el comité comunica la recepción, no resuelve absolutamente nada. En dicha carta se cumplen los requisitos que exige el Reglamento de dicho comité (artículo 92). Concretamente, informar al Estado de la existencia de esa denuncia por si considera debe adoptar medidas, advirtiendo que ello no implica ningún juicio sobre el fondo de la cuestión. Esta es la realidad, la auténtica.

Siendo esto como es, ¿qué motiva este paso que no parece que vaya a tener más fortuna que el anterior? Pues tiene dos objetivos: el primero repetir hasta que todo el mundo, especialmente los catalanes, lo tengan como un hecho, que el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha resuelto contra España, lo cual como ya hemos visto es falso. El segundo, volver a desacreditar las instancias judiciales españolas que, siguiendo órdenes del gobierno del PP, impiden el ejercicio de derechos políticos a un independentista, lo cual obviamente, también es falso.

Este es solo un reflejo del auténtico drama de la política catalana, donde hace años, seis con mayor intensidad, se impone la postverdad sin que seamos capaces de neutralizar esta realidad virtual, quizás porque nunca se consideró necesario. Ahora es imprescindible abordarlo desde el Estado para revertir esa situación que solo contribuye a deteriorar la convivencia y el progreso de una de las comunidades más dinámicas de España.

Santi RodríguezSanti Rodríguez