El presunto asesino Jordi Magentí
El presunto asesino Jordi Magentí - EFE

El presunto asesino de Susqueda, investigado también por maltratar y agredir sexualmente a su expareja

La nueva víctima de Jordi Magentí murió hace años y nunca llegó a denunciar por miedo a que el presunto asesino volviera a prisión por su culpa

BARCELONAActualizado:

Jordi Magentí, detenido como supuesto autor de dos delitos de asesinato por la muerte de los dos jóvenes fallecidos en el pantano de Susqueda, mantuvo una relación sentimental con una trabajadora de la fundación Drissa de Gerona, especializada en la reinserción de personas con problemas mentales, a la que, presuntamente, violó y maltrató durante años.

Según publica hoy La Vanguardia, los Mossos y la Unidad Central de Personas Desaparecidas han diseccionado la vida del presunto asesino del pantano hasta descubrir, otro episodio oscuro de la vida de Magentí. La Policía catalana ha trabajado durante semanas para descubrir el historial mental del acusado. Esa búsqueda los llevó hasta el CAP de Anglès y el Centro de Salud Mental de Santa Coloma de Farners (Gerona).

Estos pasos los condujeron hasta la fundación Drissa de Girona, especializada en ayudar a personas con problemas mentales. Allí, una de las usuarias advirtió en su momento haber mantenido una relación sentimental «discontinua» con el presunto asesinó -que también acabó con la vida de su esposa-. Durante su romance, Magentí la sometió a maltratos y llegó a agredirla sexualmente.

La pareja maltratada no quiso denunciar

Sin embargo, conocer el fondo de este nuevo capítulo de la vida de Magentí, acusado junto a su hijo por el asesinato de Marc y Paula el pasado verano, no será fácil. No en vano, la mujer a la que presuntamente maltrató falleció hace un tiempo. Ya se han encontrado indicios que acreditarían los maltratos, sin embargo, la víctima no denunció porque temía que el hombre regresara a la cárcel por sus antecedentes de asesinato.