La ley prevé medidas de control higiénico y sanitario
La ley prevé medidas de control higiénico y sanitario - AFP

El Parlament aprueba una ley que regula las asociaciones de consumidores de cannabis

La medida fija las normas para el cultivo y el transporte de marihuana por parte de estos clubes

BARCELONAActualizado:

El Parlament ha aprobado hoy una ley fruto de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que regula las asociaciones de consumidores de cannabis, así como el cultivo y el transporte de marihuana por parte de estos clubes, tras un debate en la cámara sobre su encaje constitucional. Todos los grupos de la cámara catalana han votado a favor, excepto el PPC, que se ha opuesto, y el diputado no adscrito Germà Gordó (exPDeCAT), que se ha abstenido, por lo que ha sido aprobada la Ley de Asociaciones de Personas Consumidoras de Cannabis.

Esta ley fija las normas generales para la constitución, organización y funcionamiento de estas asociaciones y sus clubes, que hasta ahora se amparaban en regulaciones municipales. En el texto se indica que los socios de los clubes deberán ser personas mayores de edad que tendrán que inscribirse en un libro de registro a fin de contabilizar las cantidades de cannabis adquiridas y las fechas correspondientes.

En la nueva ley se prevén, asimismo, medidas de control higiénico y sanitario de las actividades de las asociaciones y para la prevención de riesgos. Precisamente, el Tribunal Constitucional suspendió en 2015 la ley foral que regulaba en Navarra el consumo y abastecimiento de estos clubes tras el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno al considerar que invadía competencias estatales sobre legislación penal, seguridad pública y sanidad.

El abogado penalista e impulsor de la ILP Oriol Casals ha asegurado que la ley aprobada hoy también podría ser recurrida, aunque ha avisado de que sería un «error histórico», puesto que «la ley es pionera en Europa» y «encaja -a su juicio- dentro de la Constitución y del Estatut».

Durante el debate parlamentario, la diputada de Junts pel Sí (JxSí) Alba Vergés ha asegurado que se siente «orgullosa» de la elaboración de una ley que considera «completa» y que "no se deja nada", ha reivindicado que Cataluña tiene competencias para ello y ha instado al PP a que no lleve la ley ante el TC.

En cambio, la diputada de Ciudadanos Noemí de la Calle ha anunciado que su grupo comparte el contenido de la ley, pero ha señalado que algunos aspectos pueden generar «frustraciones» puesto que la legalización del cannabis es «una competencia nacional» y ha bromeado con que «pronto escucharemos que Madrid no nos deja fumar».

El diputado socialista Raül Moreno ha señalado que «regular lo que ya existe es la mejor manera de controlarlo» y ha recordado que hasta ahora los consumidores de cannabis lo hacían en condiciones de «inseguridad jurídica e higiénica», lo que «vulneraba sus derechos».

Totalmente opuesto ha sido el sentido de la intervención del popular Alberto Villagrasa, quien ha condenado que la ley «intente regular algo que no se puede consentir como el consumo de drogas» y ha vaticinado un «corto recorrido» al texto aprobado hoy.

Desde la CUP, Sergi Saladié ha expresado que su grupo apoya «la legalización clara y plena del cannabis», aunque no ha presentado enmiendas porque la ley es fruto de «una iniciativa que viene de la calle», y ha concluido: «Viva Cataluña libre y cannábica».