EFE

«El objetivo del proceso es nefasto, alucinógeno, basado en la mentira»

ABC entrevista al vicepresidente ejecutivo de la entidad constitucionalista «Espanya i Catalans», Javier Megino, quien confía en que el 21-D sirva para dar por cerrada la etapa del «procés»

Actualizado:

¿Por qué hay que votar?

Es obligación de todo ciudadano expresar su opinión. En esta ocasión más todavía sabiendo todo lo que se juega la sociedad catalana y los costes que ya pagamos tras haber sido gobernados con un objetivo único, nefasto, alucinógeno y sustentado en la mentira.

¿Cataluña tiene remedio?

Sin duda. Los que queremos lo mejor para ella no dejaremos de combatir por el bien de todos los catalanes, compensando a los que han enfocado sus decisiones de forma sectaria y solo al gusto de los que se han creído toda la farsa del proceso.

¿Tiene claro su voto?

En todas las elecciones siempre he votado pensando en quien más defienda la españolidad de mi tierra, y así seguiré actuando en adelante. En Cataluña muchos no votamos por colores o pensando en cuestiones ideológicas, y sí en base a dicha premisa constitucional y patriótica.

¿Cuál es la primera medida que debería adoptar el nuevo president?

Corregir los dos factores clave del auge del separatismo en los últimos años. Hacer que la Educación sirva a nuestros jóvenes para formarse y no para adoctrinarlos, y en la misma linea, depurar de odio y manipulación los medios de comunicación públicos o subvencionados.

¿Qué es lo peor que ha hecho el actual Govern?

Pensar que todos los catalanes estamos afectados y a favor de la sinrazón independentista, gobernando solo en base a ello y para ellos.

¿Y lo mejor?

Reactivar un sentimiento que estaba latente y silenciado. Cansar a la gente de todo el proceso hasta conseguir movilizar y sacar a la calle, sin complejos, a los que nos sentimos orgullosamente catalanes, españoles y europeos. Un gran y emocionante logro, sin duda, que ha trascendido a toda España.

¿Cómo se imagina Cataluña dentro de un año?

Intentando salir, con el esfuerzo de todos los catalanes y la solidaridad de nuestros compatriotas del resto del país, de este profundo agujero en el que nos han metido unos gobernantes fanatizados. Unos gobernantes obsesionados en un sinsentido irracional en la Europa actual e injustificado teniendo en cuenta la prosperidad, desarrollo y bienestar que recobraremos tras este lapsus histórico para olvidar.

¿Hay vida más allá del debate independentista?

Evidentemente. Igual deberíamos pensar más en otros temas de gran importancia para el conjunto y que están en segundo plano siendo vitales, por ejemplo la sequía y los efectos del cambio climático en nuestro país.

¿Hablará de política en la cena o comida de Navidad?

Sí. Los abuelos invitados no se han creído todo este circo.

¿Quién se merece que los Reyes le traigan carbón?

No sé si hay stock suficiente para todo el carbón que debería repartirse, pero te puedes imaginar los destinatarios.