Imagen de alumnos jugando en el patio de un colegio
Imagen de alumnos jugando en el patio de un colegio - INÉS BAUCELLS

Nueve de cada diez alumnos que repiten dos o más cursos en Cataluña son castellanohablantes

Los estudiantes que tiene el castellano como lengua materna fracasan el doble, según un informe de Convivencia Cívica basado en PISA 2015

BARCELONAActualizado:

Nueve de cada diez alumnos que repiten dos o más cursos en Cataluña son castellanohablantes, según apuntan las conclusiones de un estudio realizado por Convivencia Cívica de Cataluña (CCC) en base a los datos del último informe PISA 2015. Del análisis de la entidad se desprende también que los estudiantes que tienen el castellano como lengua materna fracasan el doble que los catalanohablantes.

En concreto, un 20,3 por ciento de éstos no logra superar el nivel mínimo en matemáticas, más del doble que los que tienen la lengua autonómica como propia, en los que la franja de fracaso se sitúa en el 10,1 por ciento. La diferencia se mantiene si se compara con los alumnos castellanohablantes de otras comunidades como Navarra, Aragón o Madrid.

El peor rendimiento académico de estos alumnos respecto a los que tienen como lengua materna el catalán se constata en todas las materias evaluadas por PISA y también en ambos sexos, según denuncia CCC.

Uno de los indicios del peor rendimiento de estos escolares es que hay casi tres veces más de castellanohablantes que catalanohablantes entre los repetidores de un curso (72 por ciento frente al 28 por ciento) y nueve veces más entre los repetidores de dos o más cursos (90 por ciento frente al 10 por ciento), según denuncia la entidad que preside Francisco Caja.

«Una auténtica escabechina»

A la vista de estas cifras, Convivencia Cívica Catalana considera que no es exagerado hablar de que en el sistema educativo catalán se está produciendo una auténtica «escabechina» de los alumnos castellanohablantes «silenciada por el gobierno catalán, que se niega a publicar puntuaciones o ratios de fracaso de los alumnos castellanohablantes en las evaluaciones que efectúa».

PISA 2015 también demuestra, según Convivencia Cívica, que Cataluña es la comunidad en la que los alumnos castellanohablantes se sienten menos integrados en la escuela. Un 21.3 por ciento de estos estudiantes reconoce no sentirse integrado, un porcentaje que duplica al de los alumnos castellanohablantes en comunidades como Madrid (9,9 por ciento).

«La inmersión está creando una importante fractura y desigualdad educativa», según denuncia Convivencia

Convivencia Cívica Catalana considera que el sistema de la inmersión lingüística no es ajeno a los malos resultados de los alumnos castellanohablantes y a su bajo nivel de integración escolar en las escuelas catalanas. «En un sistema donde la única lengua vehicular admitida es el catalán, los alumnos catalanohablantes juegan con ventaja: la enseñanza es en su propia lengua, en aquella que más dominan, mientras los niños castellanohablantes deben sumar en el proceso de aprendizaje a la dificultad propia de las materias una dificultad lingüística añadida», apunta CCC en un comunicado.

A juicio de la entidad, los resultados del informe de la OCDE demuestran que «el actual sistema de la inmersión lingüística en Cataluña está creando una importante fractura y desigualdad educativa».