Imagen de la zona amputada en la que se realiza la intervención
Imagen de la zona amputada en la que se realiza la intervención - ABC

Una nueva técnica permite recuperar la sensibilidad en las mamas reconstruidas tras un cáncer

La cirugía, pionera en España, consiste en reconectar varios nervios del tejido del abdomen de la paciente con las terminales nerviosas que han sido amputadas en la zona intervenida

BARCELONAActualizado:

Gracias a la capacidad regeneradora de los nervios humanos, las mujeres que han sido sometidas a una mastectomía tras un cáncer podrán volver a captar la temperatura, el dolor y otras sensaciones en la zona extirpada. Una nueva técnica de reconstrucción mamaria, que mañana realizarán, por primera vez en España, cirujanos del Hospital de Sant Pau de Barcelona permite, reconectando varios de los nervios (reinnervación) que dan sensibilidad al abdomen con las terminales nerviosas que han sido amputadas en el pecho, recuperar casi toda la sensibilidad en esta parte del cuerpo.

Seis meses después de someterse a esta técnica de reinnervación autóloga, que ya utilizan hospitales de EE.UU. y Reino Unido, hasta un 70 por ciento de las afectadas recuperan la sensibilidad que tenían en la zona antes de someterse a la mastectomía, según ha explicado el doctor.

Barcelona Breast Meeting

La novedosa técnica quirúrgica, presentada en el Barcelona Breast Meeting (BBM), certamen internacional en el que intervienen 40 de los más prestigiosos cirujanos especializados en los aspectos oncológicos, reconstructivos y estéticos que implica el cáncer de mama, se empezará a practicar en el Sant Pau en el próximo trimestre, aseguran fuentes del hospital. Paulatinamente, la incorporará el resto de hospitales públicos de Catalunya, a medida que sus cirujanos adquieran experiencia sobre la nueva técnica.

El doctor Jaume Masià, miembro del Servicio Mancomunado de Cirugía Plástica de los hospitales de Sant Pau y del Mar, ha precisado que la técnica consiste en conectar los vasos sanguíneos y los nervios sensitivos del tejido que se saca del abdomen de la mujer con los nervios intercostales anteriores (en el pecho) para restituir casi toda la sensibilidad de la zona operada.

Por el momento, los cirujanos no han podido incluir en esta recuperación la aureola y el pezón mamarios, pero el cirujano catalán no ha descartado poder conseguirlo más adelante, informa Efe.

Sensaciones erógenas

Por su parte, la doctora Aldona Spiegel, de un centro médico de Houston (EE. UU.), especializada en reconstrucción mamaria desde hace 17 años, ha explicado que existe una variedad en la sensibilidad de la mama y que el trabajo del cirujano consiste en recuperar el máximo posible la misma, incluso las sensaciones erógenas.

Además de esta nueva técnica, en el encuentro se presentará una tecnología «muy sencilla y de bajo coste» para aquellos centros hospitalarios que no cuenten con los recursos necesarios para hacer biopsias del ganglio centinela en el cáncer de mama.

Biopsias «low cost»

Se trata de la denominada fluorescencia mediante el verde de indocianina, que consiste en un colorante que emite fluorescencia y es captado por la primera estación ganglionar donde drena el cáncer de mama. De esta manera, se puede localizar el ganglio centinela tal y como se hacía con las sondas de tecnecio pero sin disponer de las instalaciones de una gamma-cámara y de un servicio de medicina nuclear que, frecuentemente, no existe en países en vías de desarrollo, ha indicado Masià.

Los especialistas debatirán también qué formación deberían tener los cirujanos del siglo XXI en cáncer de mama, ya que las técnicas de cirugía oncológicas y reparadoras han incrementado en número y complejidad en los últimos años.