Marko Daniel, fotografiado en la Fundació Miró de Barcelona
Marko Daniel, fotografiado en la Fundació Miró de Barcelona - INÉS BAUCELLS

Marko Daniel: «Miró es un artista vivo»

El director de la Fundació Miró hace balance de sus primeros cien días en el cargo

BARCELONAActualizado:

Cien días es el periodo mínimo para hacer balance. El nuevo director de la Fundació Miró de Barcelona recibe en su despacho para valorar sus primeros tres meses al frente de esta nave.Marko Daniel (Aquisgrán, Alemania 1964) trabaja rodeado de libros, catálogos y fotos del universo mironiano. «En esta foto vemos a Miró en Can Boter, su segundo estudio en Mallorca», explica mientras destaca que el 20 de abril se cumplen 125 años del nacimiento del artista catalán.

Daniel viene de la Tate Modern de Londres. «Tuve la suerte de trabajar en la exposición “Joan Miró. L’escala de l’evasió”, en la que colaboramos estrechamente con la Fundació Joan Miró; fue una muestra temporal en la que se reunieron ciento setenta obras entre pinturas y esculturas. Este proyecto me ayudó mucho a entender quién era Miró y cómo trabajaba», recuerda.

La relación del artista con la naturaleza es la base de su obra. «También me ha ayudado mucho conocer de cerca su estudio en Palma de Mallorca y Mas Miró, todos estos espacios definen un personaje muy interesante. No hay duda de que era un gran trabajador; tenía una rutinas y el arte era su mundo».

Precisamente esta próxima semana abrirá las puertas Mas Miró en Mont-Roig. «Quieren que coincida con el 125 aniversario de su nacimiento -explica Marko-. El visitante conocerá de cerca su estudio y su masía que tanto le inspiró. Pero El Mas Miró es independiente a nosotros; Elena Juncosa es la directora. Tenemos una estrecha relación con la Fundación de Mallorca y ahora con Mas Miró, y trabajamos conjuntamente en el mundo Miró».

La palabra colaboración es una constante en las declaraciones del nuevo director. «Ya no se puede trabajar de forma aislada. Para cualquier proyecto tenemos que contactar con aliados que enriquezcan nuestra propuesta y creo que es una ventaja para el mundo del arte».

El Centro Botín de Santander expone ahora «Joan Miró: Esculturas 1928-1982». «Cuando entré en enero ya se habían elegido las piezas que viajarían a Santander pero sí que he vivido el traslado; creo que es vital que Miró viaje por el mundo y la gente le conozca».

Cien días en la casa. Una casa que diseñó el genial arquitecto Josep Lluís Sert, gran amigo de Miró. «El edifico es perfecto para enseñar su obra -subraya-. Creo que la persona que viene de fuera es importante que venga a la Fundació porque es una puerta de entrada para conocer la ciudad de Barcelona».

Marko reconoce que siente una gran responsabilidad por lo que hace. Estos días la colección permanente está arropada por una exposición sobre el mundo de las abejas y con una de japonismo. «Son dos exposiciones muy diferentes pero que tienen una relación con Miró, gran amante de los insectos que son una constante en su obra y con el arte japonés».

¿Cuáles son sus planes para esta Fundación? «Mi plan no es comisariar exposiciones sino definir líneas estratégicas. Hay un tema importante, Miró es un artista vivo y me interesan mucho las miradas de otros artistas; cómo un artista puede reinterpretar la obra de Miró. Tengo pensado muchos artistas pero prefiero no dar nombres».

No quiere desvelar todo su programa pero sí que se anima a explicar su colaboración con el Wakefield Hayworth Museum. «En otoño traeremos una exposición que hacemos con ellos sobre Lee Miller y el surrealismo; en Inglaterra la gente conoce muy bien a Miró».