Imagen del edifico central que alberga el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut)
Imagen del edifico central que alberga el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) - CatSalut

Indemnizan con 130.733 euros a un paciente por las secuelas derivadas de una intervención de columna

A raíz de la actuación negligente, «el cuadro de dolor del afectado se agravó y le generó una incapacidad total, así como un trastorno depresivo»

BARCELONAActualizado:

El Servicio Catalán de Salud (CatSalut) ha acordado con la Asociación El Defensor del Paciente y la Aseguradora Zurich indemnizar a un paciente con 130.733 euros por las lesiones ocasionadas tras una intervención quirúrgica de columna en un hospital público de Barcelona por la rotura de unos tornillos, según informa la asociación que representa al afectado.

El paciente, de 51 años, había denunciado a la institución sanitaria por haberle causado un cuadro de dolor constante que le ha generado una incapacidad total y un trastorno depresivo, según ha explicado la citada asociación.

Varios tratamientos

El año 2006 se le practicó un electromiograma que informaba de una hernia discal, lo que le obligó a someterse a diversos tratamientos, y en octubre de 2008 se le practicó una intervención quirúrgica mediante la colocación de dos tornillos. Tras la intervención «el cuadro de dolor se agravó y se convirtió en invalidante».

Una radiografía del año 2010 informaba de la rotura no desplazada de uno de los tornillos inferiores de la osteosíntesis transpedicular L5-S1, pero el profesional «manifestó que todo estaba bien omitiendo el resultado», hecho que volvió a ocurrir en 2012, cuando se había producido la rotura de ambos tornillos inferiores.

Colocación defectuosa

Según la asociación denunciante, «el facultativo, en la intervención del año 2008, no solo se equivocó en la selección de los tornillos, al colocar tornillos de poco diámetro, sino que su colocación también fue defectuosa al ubicarlos fuera del espacio L4 L5; situación que provocó su rotura progresiva».

El paciente continuó con importantes dolores lumbares hasta que en el año 2014, consultó con otro hospital de Barcelona donde, tras la valoración de la pruebas anteriores, se le informó de la rotura de los tornillos desde el año 2010 e indicó la realización de una nueva intervención quirúrgica para la extracción y nueva colocación de los tornillos. El cuadro de dolor constante ha generado en el paciente, según denuncia El Defensor del Paciente, «una incapacidad total así como una trastorno depresivo, tanto en él como en su esposa».

Tras la interposición de la demanda, ante el Juzgado Contencioso Administrativo de Barcelona, se ha alcanzado un acuerdo con el Servei Catalá de la Salut y la compañía aseguradora Zurich.