Enric Millo, en el centro de la imagen, esta tarde a su llegada a la sede de la Delegación
Enric Millo, en el centro de la imagen, esta tarde a su llegada a la sede de la Delegación - INÉS BAUCELLS

El Gobierno y los padres guardias civiles de Sant Andreu de la Barca buscan rebajar la tensión

Los progenitores han criticado al Síndic de Greuges en una reunión con dos secretarios de Estado

BARCELONAActualizado:

Representantes del Gobierno de Mariano Rajoy y guardias civiles, padres de alumnos del instituto El Palau de San Andreu de la Barca (Barcelona), se han conjurado para intentar rebajar la tensión tras el conflicto desatado tras la denuncia de la Fiscalía de nueve docentes del centro por presuntamente haber humillado en las aulas a varios de los menores después de las cargas policiales del 1 de octubre.

El secretarios de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, y de Educación, Marcial Marín, se han reunido esta la tarde en la Delegación del Gobierno de Cataluña, en Barcelona, con los padres de siete de estos alumnos y les transmitieron el apoyo del Ejecutivo central. Se ha puesto sobre la mesa la conveniencia de tratar de recuperar la normalidad en el centro educativo para rebajar la tensión, de la que los menores son los mayores perjudicados, según han explicado a ABC fuentes presentes en el encuentro. También participó en la reunión el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

La voz cantante en la cita la ha llevado el secretario de Estado de Seguridad, que ha explicado a los progenitores que se estaban investigando más de cien casos de actuaciones irregulares de profesores en toda Cataluña relacionadas con el contexto político. Han tomado la palabra los padres que, por turnos, han explicado a los representantes del Gobierno sus casos. En sus intervenciones han criticado la actitud del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, que aseguró el lunes que muchas de las quejas de adoctrinamiento son «inconsistentes y difícilmente verificables». Ribó también consideró que resolver estas cuestiones por vía penal es un error.

Además, los padres han puesto sobre la mesa temas más concretos del día a día escolar. Por ejemplo, se han mostrado en contra de que los menores salgan al patio para manifestarse, como supuestamente se les sugirió hacerlo en contra de la represión policial después del 1 de octubre.

Horas antes de la reunión, medio centenar de docentes, convocados Comisiones Obreras, se han manifestado ante el mismo edificio para denunciar el intento de criminalización de la escuela catalana. Han querido denunciar «la campaña de presión y acoso» que aseguran que están sufriendo los trabajadores del ámbito educativo en Cataluña: «Nosotros educamos, no adoctrinamos», ha sido uno de los cánticos que se pudieron escuchar ante la sede del Gobierno de la calle Mallorca.

.