Una protesta reciente contra el cambio de nombre - ABC

Gerona cambia la plaza de la Constitución por la del 1 de octubre

El pleno aprueba definitivamente la modificación, con el PSC, Cs y el PP en contra

BARCELONAActualizado:

El Ayuntamiento de Gerona ha aprobado hoy, definitivamente, borrar de su nomenclátor la plaza de la Constitución, que a partir de ahora se llamará plaza del 1 de octubre de 2017, para recordar y «reconocer» a los ciudadanos de Gerona que participaron en el referéndum ilegal celebrado esa fecha.

El cambio de nombre ha quedado fijado –por 18 votos a favor y 7 en contra– con la aprobación de una moción que modifica el acuerdo municipal de 1981 que establecía el nombre de la plaza de la Constitución. El PSC, Cs y el PP han votado en contra, pero sus votos no han sido suficientes frente a los del PDECat, ERC y la CUP.

En la exposición de motivos del texto de la moción aprobada se hace un repaso de la cronología previa al 1-O y se contrapone la setencia del Tribunal Constitucional, que declaró ilegal la consulta, con «una mayoría de gerundenses (que) fueron a votar siguiendo el mandato del Parlament».

En esta línea, la eliminación del nombre de la Constitución del callejero de Gerona se sostiene, en primer lugar, porque el 1-O fue «un acto de dignidad, de protesta y de manifestación de la voluntad democrática que impregna a los gerundenses»; y, en segundo lugar, como protesta por la aplicación del artículo 155 de la Constitución tras su paso por el Senado.

«Volvemos al franquismo»

Como era de esperar, las intervenciones en el pleno han sido muy subidas de tono. Especialmente, la de la alcaldesa, Marta Madrenas (PDECat), también diputada autonómica, quien ha llegado a decir que «la Constitución no es igual a democracia», porque, desde su punto de vista, «la democracia es la voluntad del pueblo y de la gente».

En esta línea, Madrenas, que ha señalado que el acuerdo de este lunes es «trascendental» para Gerona, ha añadido que «gracias a esta ley, la ley de leyes (la Constitución), vuelve a haber presos políticos», en referencia a la situación de prisión preventiva en Madrid de Oriol Junqueras (ERC), Joaquim Forn (PDECat) y los «Jordis», investigados por el Tribunal Supremo en una causa judicial que escudriña si cometieron los delitos de rebelión, sedición y malversación. La alcaldesa ha concluido: «Volvemos al franquismo».

El salón de plenos ha vivido otros dos momentos de tensión, con otros tantos rifirrafes. Uno lo ha protagonizado Lluc Salellas (CUP) al comparar a la portavoz de Ciudadanos, Míriam Pujola, con una «funcionaria franquista» por defender la legislación democrática vigente. Este insulto se ha quedado sin respuesta ya que la alcaldesa no lo ha permitido, pese a la petición de Pujola.

Además, debido a que Madrenas no ha dado un segundo turno de palabra a los portavoces de los grupos que así lo solicitaron, tras su encendida intervención de defensa del cambio de nombre, Concepció Veray (PP) ha acusado a la alcaldesa de prácticas antidemocráticas por no dejar «hablar» a la oposición.

Ciudad dividida

Pese a que antes del pleno Ciudadanos ha intentado que la propuesta decayera, por un error de bulto del equipo de gobierno, ya que la petición no había pasado por la junta de gobierno local, Madrenas lo ha resuelto convocando una reunión de urgencia minutos antes del inicio del pleno.

Así, Gerona pasa oficialmente de reconocer la Constitución en su nomenclátor a reconocer el referéndum ilegal. Y lo hace no sin que la ciudad se divida un poco más. Durante el pleno, cientos de personas han seguido su evolución desde la plaza del Vino, tanto ciudadanos a favor del cambio de nombre de la plaza como detractores de abrir una polémica que consideran absurda. Alrededor de 300 personas se manifestaron el domingo en contra de borrar el nombre de la Constitución.