Cataluña

El farmacéutico musulmán que salvó a la madre del niño australiano: «Ayudé a que siguiese respirando»

Fouad Bakkali ha asegurado que, a pesar de que la mujer tenía las piernas rotas, ignoraba el dolor para preguntar por el paradero de su hijo

Fauad Bakkali
Fauad Bakkali - TWITTER/@FAUDBAKK

Los gestos de ayuda por parte de los viandantes y comerciantes de Las Ramblas tras el atentando logró tranquilizar a algunas de las víctimas e incluso salvarlas. Un farmacéutico musulmán llamado Fouad Bakkali fue quien atendió en un primer momento a la madre de Julian Gadman, el niño australiano que fue dado por desaparecido y que al final se encontraba en la lista de fallecidos. Él recuerda cómo Jumarie ‘Jom’ Cadman ignoraba el dolor de sus piernas rotas para pedir información sobre su hijo.

«Estaba a su lado ayudándola, diciéndole: 'Tranquilízate, no te preocupes'», comentó a «The Daily Telegraph». Jom había acudido a Barcelona junto a su hijo para una boda de un amigo y paseaban por la avenida cuando se produjo el atropello. Tras el suceso, ella quedó gravemente herida y perdió de vista a Julian.

Fouad Bakkali fue a socorrerla y la resguardó en su farmacia junto a unos cincuenta turistas. «Ayudé a mantenerla respirando hasta que llegó el doctor», explicó. Jom se encuentra grave en el Vall d'Hebron, donde ya sido intervenida quirúrgicamente por las lesiones en la cabeza, espalda y ambas piernas.

La sonrisa de Julian

Por su parte, el pequeño Julian, de siete años y con doble nacionalidad australiana y británica, falleció tras el atentado. Entre las imágenes que dejó el atropello muestran a un niño pequeño en el suelo y se cree que es Julian.

En el caso de que fuese él, el menor también fue socorrido por un turista británico que no se separó de su lado. «Le estaba acariciando el cabello, mientras yo lloraba. Me quedé con él, me senté allí porque no lo iba a dejar solo», comentó Athwal a «The Mirror».«Se parecía a mi propio hijo», sentenció.

Sin embargo, tras la confusión de dónde se encontraba el pequeño, ayer los Mossos d'Esquadra confirmaron que era una de las víctimas mortales del ataque. Una trágica noticia para los familiares que aseguran que siempre les acompañará su sonrisa. «Él era tan enérgico, gracioso y atrevido, siempre llevando una sonrisa a nuestras caras. Fuimos bendecidos por haberlo tenido en nuestras vidas, y recordaremos sus sonrisas y mantendremos su memoria en nuestros corazones», afirmaron en un comunicado.

«Quisiéramos agradecer a todos los que nos ayudaron en la búsqueda de Julian. Su amabilidad fue increíble durante unos momentos difíciles», ha indicado la familia, que subraya que sus oraciones y pensamientos «están con todas las personas afectadas».

Entre las imágenes que dejó el atentado muestran a un niño pequeño en el suelo y se cree que es Julian. El menor también fue socorrido por un turista británico que no se separó de su lado. «Le estaba acariciando el cabello y mientras lloraba, pero me quedé con él, me senté allí porque no lo iba a dejar solo», comentó Athwal a «The Mirror».«Se parecía a mi propio hijo», sentenció.

Toda la actualidad en portada

comentarios