Los exconsejeros huidos podrían dejar su acta para asegurar la mayoría independentista en el Parlament

Las cautro actas son necesarias para mantener los 68 escaños de mayoría absoluta del bloque rupturista teniendo en cuenta la situación judicial de Junqueras, Puigdemont, Forn y Sànchez

BarcelonaActualizado:

Los cuatro exconsejeros que acompañan al expresidente Carles Puigdemont en Bruselas podrían verse obligados a renunciar a sus actas como diputados electos para asegurar la mayoría absoluta independentista en el nuevo Parlament, ante votaciones como la de constitución de la Mesa y la de investidura.

Según fuentes de las tres formaciones independentistas (JxCat, ERC y la CUP), en las conversaciones que llevan a cabo estos días con vistas a garantizar la mayoría independentista en el Parlament ya han empezado a explorar un posible escenario en el que los cuatro exconsejeros en Bruselas -Clara Ponsatí y Lluís Puig (JxCat) y Toni Comín y Meritxell Serret (ERC)- no puedan votar en la cámara.

Sin contar a los dos líderes de JxCat y ERC, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, respectivamente, que por razones de liderazgo y de ser posibles candidatos a la presidencia mantendrán sus escaños, también podrían verse obligados a renunciar a sus actas de diputados electos dos independentistas que se encuentran encarcelados: el exconsejero de Interior Joaquim Forn (JxCat) y Jordi Sànchez (JxCat).

En estos dos casos, sin embargo, existe la posibilidad de que ellos y Junqueras puedan obtener la libertad provisional en los próximos días o semanas, o también cabe la posibilidad de que obtuvieran un permiso penitenciario para participar en la sesión de constitución de la cámara y también en la de investidura.

Ambas posibilidades hacen que numéricamente pudieran conservar de momento sus escaños sin necesidad de poner en riesgo la mayoría absoluta independentista, integrada por 70 diputados: 34 de JxCat, 32 de ERC y 4 de la CUP.

Pero para asegurar los 68 votos que dan la mayoría absoluta en la cámara catalana, las fuentes consultadas apuntan a la posibilidad de que los cuatros exconsejeros que están en Bruselas, huidos de la justicia española tras la declaración unilateral de independencia, puedan ceder sus actas de diputados y no perder así las votaciones.