Las cesáreas pueden conllevar riesgos para la salud del bebé
Las cesáreas pueden conllevar riesgos para la salud del bebé - ABC

Un estudio alerta de que los médicos recurren a las cesáreas en horario nocturno para «ahorrar tiempo»

Estas intervenciones, no programadas, aumentan en 6,3 puntos entre las 23.00 y las 04.00 horas y los autores del estudio lo vinculan «con el sistema de turnos de trabajo en los hospitales públicos»

BARCELONAActualizado:

Entre las once de la noche y las cuatro de la madrugada las cesáreas no programadas se disparan en los hospitales españoles. Un estudio realizado por el Centro de Investigación en Economía y Salud (CRES) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona alerta de que estas intervenciones, que pueden suponer riesgos para la salud del bebé, aumentan hasta 6,3 puntos en esta franja horaria y vincula ese incremento a cuestiones estrictamente laborales, no médicas.

La investigación, publicada en el Journal of Health Economics, aporta pruebas de un vínculo causal entre las cesáreas no planificadas y la salud del recién nacido a partir del análisis de 6.163 nacimientos en cuatro hospitales públicos de España.

El estudio ha sido elaborado por Ana Maria Costa-Ramón y Ana Rodríguez-González, doctorandas del Departamento de Economía y Empresa de la UPF, y Miquel Serra-Burriel y Carlos Campillo-Artero, vinculados también a la Universidad de Barcelona (UB) y al Servicio de Salud de las Islas Baleares, respectivamente.

Según el informe, el incremento de cesáreas no planificadas en esa franja nocturna «tiene relación con los incentivos de los médicos en cuanto al tiempo libre y el sistema de turnos de trabajo en los hospitales públicos».

«Entre esas horas, los médicos se muestran más impacientes ante la progresión natural de la tarea que conlleva el parto y optan por la cesárea», señala a ABC una de las autoras del estudio

«Lo que apunta este estudio es lo que ya han constatado investigaciones anteriores, que entre esas horas, los médicos se muestran más impacientes ante la progresión natural de la tarea que conlleva el parto, que consume mucho tiempo, y ante la opción de cesárea o parto vaginal, siempre que estén indicadas las ambas opciones, optan por la primera para ahorrar tiempo», señala en declaraciones a ABC Ana María Costa-Ramón.

«Mujeres con el mismo perfil»

En relación con los resultados, la autora subraya que «debe tenerse en cuenta que estamos hablando de mujeres con el mismo perfil en cuanto a edad y riesgo obstétrico, simplemente paren en diferentes franjas horarias», lo que, según apunta, «le da más peso al argumento del estudio».

«Otros trabajos previos ya habían documentado que variables relacionadas con la demanda de tiempo libre por parte de los médicos podían afectar la tasa de cesáreas. Esto convierte a estas variables temporales en predictores significativos de las cesáreas no planificadas», afirma Costa-Ramón, quien aboga por «revisar los incentivos creados por la estructura de turnos y las largas horas de trabajo de los médicos en los hospitales públicos, a fin de reducir las intervenciones evitables».

«Impacto en la salud del bebé»

«Nuestra investigación sugiere que las cesáreas no indicadas médicamente pueden tener un impacto negativo y significativo en la salud del recién nacido, tal como se mide con las puntuaciones del test de Apgar, pero que el efecto no es lo suficientemente grave para traducirse en resultados más extremos», afirman las investigadoras.

Eliminando las cesáreas evitables, la tasa de estas intervenciones se reduciría en un 38,1 por ciento y el sistema de salud ahorraría 675.000 euros

Según datos del estudio, dado que la tasa de cesáreas de la muestra de hospitales públicos analizada es del 16,5 por ciento, la eliminación de estas intervenciones evitables reduciría esa tasa en un 38,1 por ciento, equivalente a 245 cesáreas al año. Si tenemos en cuenta que el coste medio de una cesárea para el sistema de salud público español es de 1.692,97 euros más elevado que un parto vaginal, al eliminar estas intervenciones excesivas, los hospitales de la muestra podrían conseguir una reducción de costes en el alrededor de 675.000 euros.

Aplicando esta lógica para todos los nacimientos que tuvieron lugar en los hospitales públicos de España en 2014, supondría un ahorro de más de 47 millones de euros para el sistema sanitario público estatal, una cifra que, teniendo en cuenta el salario medio de un médico especialista (45.970 euros) y el número total de hospitales públicos en España (453), permitiría que cada hospital contratara más de dos médicos adicionales. Este hecho ayudaría, al mismo tiempo, a aliviar la necesidad de largas horas de trabajo.

Preocupación creciente

En los últimos años ha habido una creciente preocupación por el aumento de los partos por cesárea. El año 2013, en promedio, entre los países de la OCDE, aproximadamente 1 de cada 4 nacimientos implicaron una cesárea, mientras que en el año 2000, la cifra era de 1 de cada 5 (OCDE, 2013). Este aumento se ha asociado a mayores complicaciones y mayor mortalidad y morbilidad materna e infantil, en comparación con los nacimientos vaginales.