Así son las costosas «embajadas» catalanas

Son caras y tienen una utilidad nula pero la Generalitat tiene 15 delegaciones repartidas por el mundo

Actualizado:

Son caras y de dudosa utilidad, dado que ya existe en paralelo una red comercial catalana, pero la transición hacia la independencia ha colocado las quince «embajadas» de la Generalitat en el exterior en uno de sus ejes de su diplomacia internacional. Así son las principales delegaciones catalanas en el extranjero y las personas que están al frente (cobran 74.000 euros brutos al año).

1. Londres: La «embajada» catalana está situada en un edificio de gran valor histórico estilo Tudor que data de 1610 en el número 17 de Fleet Street. Se trata de uno de los centros neurálgicos y de negocios de la ciudad, junto a la «city» londinense. La oficina ha acogido tardes de poesía catalana.

2. Bruselas: Situada en la rue de la Loi, permanece cerrada del 23 de diciembre al 5 de enero.

3. París: Situada en el número 3 de la rue de la Boétie, centro neurálgico de la actividad diplomática de París. Su alquiler asciende a 416.000 euros al año. Miquel Vila, que sustituyó a Apel·les Carod-Rovira, hermano del exvicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, fue cesado en septiembre de 2012 y relevado por Maryse Oliver. Actualmente la dirige Martí Anglada.

4. Berlín: Cuesta 60.000 euros al año y está situada en el número 18 de Charlottenstr, en el barrio de Mitte, centro de negocios de esta ciudad. Participó en septiembre de 2011 en la Larga Noche de los Museos con una actuación de gigantes, amenizada con música popular de grallas, inspirada en la guerra de sucesión de 1714.

5. Nueva York: La delegación estaba situada en el Rockefeller Center, pero se trasladará a Lexington Avenue, donde se ganará un 28% más de espacio, pero se reducirán los costes de alquiler (en 2011 ascendía a 473.000 euros) un 40%. Su delegado, Andrew Davis, fue elegido por el Gobierno tripartito y compagina la dirección de esta oficina con la de Washington.

Además, la Generalitat tiene oficinas políticas en Irlanda (Sergi Marcén); Austria (Adam Casals); Italia (Luca Bellizzi); Portugal (Ramon Font); Croacia (Eric Hauck); Polonia (Ewa Adela Cylwik); Dinamarca (Francesca Guardiola); y ante los organismos internacionales en Ginebra, Estrasburgo, París y Viena (Manuel Manonelles). Y otras dos sin representación, en Marruecos y ante la Santa Sede.