EFE

El constitucionalismo llama a liberar Cataluña del separatismo

Ciudadanos, PSC y PP confían en una movilización récord el 21-D para acabar con el «procés»

Actualizado:

Máxima movilización. Asumiendo que la victoria sobre el bloque independentista solo será posible logrando una movilización sin precedentes del electorado que normalmente se abstiene en unas elecciones autonómicas, los partidos constitucionalistas arrancaron ayer de hecho la campaña para los comicios del 21 de diciembre.

Aunque las «plebiscitarias» de 2015 ya tuvieron una participación histórica del 77%, partidos como Ciudadanos, PSC y PPC asumen que solo si se consigue transmitir a su electorado potencial que las autonómicas de diciembre van a ser de nuevo decisivas se podrá vencer al secesionismo y, de paso, enterrar el «proceso». En este contexto, el mensaje que con más o menos matices transmiten estas formaciones es claro: o se vota a formaciones constitucionalistas o el caos va a seguir.

Con unas encuestas que les son favorables -la de ABC sin ir más lejos coloca a Cs a escasos 30.000 votos de ganar a ERC en voto absoluto, con un aumento de intención de voto con respecto a 2015 de más de cuatro puntos- el partido naranja trata de transmitir que la victoria es posible.

Así lo explicó ayer el presidente de la formación, Albert Rivera, en un acto en Barcelona para presentar las candidaturas. «Estamos preparados para formar una mayoría parlamentaria que nos deje vivir en paz, que no nos señale nunca más. La nueva Cataluña es una Cataluña libre de nacionalismo», apuntó Rivera. Se trata, apuntó el presidente, de «poner fin al nacionalismo y su idea caduca», que definió como «un veneno que puede enfermar a Europa», y acabar con «40 años donde el nacionalismo nos ha marcado la agenda».

Candidaturas

Ciudadanos vuelve a presentar como cabeza de cartel a la presidenta del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, en una candidatura casi con los mismos nombres, aunque con alguna incorporación destacada, como la del politólogo y periodista Ignacio Martín Blanco. Arrimadas, en su intervención ayer, aseguró que frente a un independentismo que ha gobernado en los últimos años solo para una mitad de la población ella pretende gobernar para toda la ciudadanía, incluso para los secesionistas.

En opinión de la candidata, debe superarse la etapa del proceso independentista porque, en su opinión, la sociedad no puede aguantarlo cuatro años más: «Los que defendemos la autonomía de Cataluña hemos visto en primera persona cómo se la estaban cargando y estos señores no pueden volver a gobernar».

Es por ello que valoró el 21-D como una oportunidad y llamó a una movilización masiva para terminar con el proceso independentista: «Basta ya de hacer una fractura social en Cataluña con los sentimientos, nuestro corazón es tan grande que nos cabe la bandera catalana, la española y la europea y no tenemos ningún problema de espacio».

También realizó ayer un acto electoral el PSC, cuyo candidato y primer secretario, Miquel Iceta, trata de cuajar un discurso que, oponiéndose al independentismo, evite el frentismo. Así, los socialistas ven a su partido como un instrumento para «coser y curar las heridas» que se han producido durante esta última legislatura «a cargo de Junts pel Sí».

La incorporación a la candidatura de nombres procedentes de diversas corrientes trata de transmitir esa idea: desde un dirigente de Sociedad Civil como Àlex Ramos (militante del partido), a la corriente catalanista que representa Ramon Espadaler o al entorno de Podemos con el ex fiscal anticorrupción Jiménez Villarejo.

Sobre esta base, Iceta instó a «darle la vuelta» a la que ha sido «la peor legislatura del Parlament de Cataluña desde 1980» mediante «un espíritu de fraternidad que permitirá superar los errores». Sin querer situarse en el «bloque del 155» -como el independentismo insiste en ubicar a Iceta-, pero tampoco sin querer dar aire al secesionismo, el PSC busca una vía intermedia que la polarización política en Cataluña pone cada vez en una franja más estrecha. Autoubicado en ese espacio, el líder de la formación Units per Avançar (herederos de UDC) y ex consejero Ramon Espadaler señaló a Iceta como «la voz del catalanismo que nos permitirá recuperar la concordia».

«Redentor»

Por su parte, y aludiendo de manea directa al PSC, el presidente y candidato del PPC, Xavier García Albiol, exigió a Miquel Iceta que deje de actuar como «redentor del independentismo» y de «hacerse perdonar» el apoyo del PSOE al Gobierno para la aplicación del artículo 155 de la Constitución, informa Efe. Albiol criticó, durante la presentación de la candidatura de su partido por Tarragona, las palabras del día anterior del líder socialista, que manifestó su deseo de que los políticos presos sean liberados para que puedan participar en la campaña electoral.

Pese a ello, el presidente del PPC reiteró a los socialistas, y también a Ciudadanos, que se comprometan a sumar si logran juntos una mayoría en el Parlamento catalán, fijándose como una prioridad recuperar la normalidad en la escuela pública catalana frente a lo que definió como adoctrinamiento.