El espacio es confortable y está pensado para que las pacientes se sientan como en casa
El espacio es confortable y está pensado para que las pacientes se sientan como en casa - ABC

El Clínic abre el primer hospital de día de España para madres con trastornos mentales tras el parto

Una de cada cinco mujeres puede desarrollar una psicopatología en el embarazo; en un 10 por ciento de los casos es una depresión postparto

BARCELONAActualizado:

Las mujeres que sufren trastornos mentales a raíz del parto o ya los padecían antes de ser madres tienen ya un espacio donde pueden acudir para tratar su psicopatología y donde les ayudan también en la crizanza de sus bebés. El Hospital Clínic de Barcelona dispone desde el pasado mes de enero del primer Hospital de Día de España dirigido a estas mujeres, en el que se les ofrece una atención multidisciplinar a ellas y a sus hijos.

Esta unidad, que ha supuesto una inversión de unos 600.000 euros por parte del departamento de Salud, busca, según precisaron fuentes de esta consejería, asegurar la continuidad de la atención de la madre y del bebé después del parto. El centro, que dispone de diez plazas para madres y entre 10 y 12 para bebés, tiene una capacidad para atender a unas 60 mujeres con sus hijos cada año.

«El hospital ofrece dos tipos de intervención: por un lado, aborda desde un punto de vista multidiciplinar la psicopatología de la madre, y por otro, interviene en la relación madre-hijo para ayudarla en la crianza, ya que muchas veces estas mujeres se sienten incapaces de bañar, alimentar y cuidar a sus pequeños», explica en declaraciones a ABC la doctora Lluïsa Garcia Esteve, coordinadora de la Unidad de Salud Mental Perinatal, que funciona desde el año 2000 en el Clínic y que está vinculada al nuevo hospital de día.

El director del Servicio Catalán de la Salud y máximo responsable del departamento de Salud, David Elvira; el director del Hospital Clínic, Josep Maria Campistol; y la doctora Garcia Esteve, han presentado hoy este nuevo hospital de día en una visita a las instalaciones.

«Sin separarlas de sus bebés»

Elvira ha subrayado la importancia de este centro ya que permite a ayudar a estas madres «sin tener que separarlas de su bebé», informa Efe. En el nuevo espacio se encuentra una pequeña sala de estar, una cocina y un comedor, además de una habitación para que puedan descansar los bebés y diversas consultas, en un ambiente que busca la calidez para las madres y sus bebés.

«Está pensado para que las mujeres se encuentren en un espacio amable, como en casa y no en un hospital», explica la responsable de la Unidad de Salud Mental Perinatal del Clínic.

Las mujeres pueden ser derivadas hasta este centro por el Instituto Clínico de Ginecología y los centros de salud mental repartidos por toda Cataluña, aunque deben cumplir ciertos requisitos, como que puedan desplazarse hasta el recinto de la Maternitat, en Barcelona, donde se ubica.

Según la doctora Garcia Esteve, entre un 20 y un 25 por ciento de las mujeres pueden desarrollar algún problema de salud mental durante el embarazo. De éstas, un 10 por ciento pueden tener depresión postparto y un 4 por ciento, trastornos mentales graves o de alta complejidad.

Psicosis peuperal, el caso más grave

Uno de los más graves de estos trastornos es la psicosis postparto o psicosis puerperal, que aparece pocos días después de tener el bebé, con síntomas como confusión, delirios, mucha ansiedad, entre otros, y que, tratado con rapidez, puede evolucionar positivamente. «Estos cuadros más graves suponen un 0,1 por ciento de los casos y la solución pasa por ingresar en un centro para que aborden el cuadro agudo y después tratarse y recuperarse en nuestro centro de día», dice Llüisa Garcia Esteve.

Los tratamientos que reciben las mujeres en el hospital de día se basan, según la especialista, en favorecer el bienestar de la madre y el bebé, así como en promover el vínculo entre ambos, con grabaciones de vídeo que se evalúan y que facilitan la creación de un programa individual de atención adecuado a las necesidades de cada mujer.

De manera conjunta con la madre, se valoran los riesgos y los beneficios de las diferentes opciones terapéuticas y los tratamientos farmacológicos más compatibles con la lactancia materna. Las madres también pueden hacer actividades relacionadas justamente con la lactancia y el cuidado del bebé, el masaje infantil, recibir pautas sobre nutrición, higiene o hábitos de sueño de sus hijos.