Imagen de la acción policial contra los terroristas en Cambrils
Imagen de la acción policial contra los terroristas en Cambrils - REUTERS

El autor del atentado en Barcelona es uno de los terroristas abatidos en Cambrils

Según han confirmado a ABC fuentes policiales se trata de Moussa Oukabir, de 17 años. Los Mossos mantienen la búsqueda de otros dos jóvenes por su implicación en los atentados de Barcelona y Cambrils.

Actualizado:

Moussa Oukabir, el autor del atropello mortal en Barcelona, es uno de los cinco terroristas abatidos esta madrugada en Cambrils, según han confirmado a ABC fuentes policiales. El joven, de 17 años, se había convertido desde la tarde de ayer en la persona más buscada del país como el principal sospechoso del atentado en Las Ramblas, que dejó 13 muertos y un centenar de heridos.

Moussa, nacido en Ripoll (Gerona) el 13 del octubre de 1999, había hecho previamente alarde de su radicalismo en internet. En una cuenta en Kiwi, una red social sobre preguntas y respuestas, hace dos años aseguró que en «su primer día como reina/rey absoluta del mundo», lo primero que haría sería «matar a los infieles y solo dejar a musulmanes que sigan la religión».

Moussa Oukabir
Moussa Oukabir- ABC

Moussa Oukabir también tenía ayer una cuenta de Facebook abierta -que la red social cerró después- donde afirmaba que era de Ibiza, estudiaba en la Universidad de Barcelona y trabajaba para Coca-Cola, aunque estos datos, excepto el de su residencia, puedan ser inventados. Siempre según mostraba su cuenta personal, Moussa había estado recientemente en Ibiza, Barcelona y Yecla, aparte de en Brasil. Entre los gustos del presunto autor del atentado en esta red social aparecían multinacionales como Starbucks, Nike o Coca-Cola.

Moussa Oukabir no tenía antecedentes y tenía Número de Identidad de Extranjero (NIE) desde 2005, según han indicado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación. Hasta ahora vivía con sus padres -ninguno con antecedentes- en Ripoll (Girona), una familia que, según las fuentes consultadas, llevaba años instalada en este municipio.

De Las Ramblas a Cambrils

Según las investigaciones, el joven de 17 años habría robado la documentación de su hermano mayor Driss para poder alquilar a su nombre dos furgonetas en una empresa de Santa Perpètua de la Mogoda. Una de ellas fue la que utilizó para el atropello en Las Ramblas. Rondaban las cinco de la tarde cuando la furgoneta irrumpía en el paseo, a esa hora, en plena canícula, casi exclusivamente ocupado por visitantes. El recorrido asesino comenzaba en la parte alta de las Ramblas, a la altura de Plaza Cataluña, donde la furgoneta de inmediato ocupó la parte central destinada a los peatones.

A partir de ese momento, un eslalon mortal tratando de arrollar al máximo número de personas. Las escenas descritas por los testigos dibujan un panorama dantesco: familias enteras arrolladas, cuerpos que salían volando, algunos embestidos contra las numerosos puestos de venta -quioscos, floristerías...- que otorgan precisamente color y carácter al paseo.

El recorrido de la furgoneta duró pocos minutos, fue a gran velocidad y recorrió los casi 500 metros que separan el inicio del paseo de su cruce con el mercado de la Boquería, justo encima del popular mosaico de Joan Miró que decora el tramo central de las Ramblas. Según varios testimonios, y confirmaron los Mossos d’Esquadra, el ocupante huyo a pie, y aparentemente desarmado. De inmediato, el despliegue policial fue masivo para intentar dar con el autor de la matanza. Las descripciones de los testigos en sus llamadas al 112 fueron determinantes en las pesquisas.

En el momento del ataque había muchos policías en la zona, pero no pudieron salir en persecución del asesino porque las Ramblas estaban sembradas de cuerpos, algunos con espantosas heridas.

En un primer momento, todas las sospechas apuntaron a su hermano Driss al encontrarse su documentación en el lugar de los hechos. El joven declaró tras ser detenido que le habían robado y negó cualquier vinculación con el atentado. Los Mossos admitieron a última hora de la noche que el terrorista se encontraba huido.

Las fuentes consultadas por Europa Press explican que se trabaja con la hipótesis de que los miembros de la célula terrorista ayudaron a Moussa a escapar de la 'operación jaula' activada por los Mossos en Barcelona con un Audi A3.

Pasada la una de la madrugada, cinco terroristas hacían acto de aparición en Cambrils con ese mismo coche con la intención de repetir el macabro atropello entre turistas y vecinos del municipio costero. Tras embestir contra varios de ellos, los Mossos interceptaron a los terroristas en el coche en el que circulaban por el Paseo Marítimo, en una rotonda próxima al club náutico de la ciudad, donde al parecer el vehículo volcó. Del coche bajaron cuatro terroristas, armados con armas blancas como cuchillos, machetes y hachas, y se dirigieron hacia un agente de los mossos, que los abatió con su arma reglamentaria.

Un quinto terrorista marchó corriendo hacia Salou empuñando un cuchillo y fue interceptado por agentes de paisano de los Mossos, que dispararon intimidatoriamente hasta que, al comprobar que ni tiraba el arma ni se entregaba, le abatieron. Así se ponía fin a la huida de Moussa Oukabir. Los otros dos terroristas identificados son los hermanos Omar y Mohamed Hychamy.

Los cinco terroristas abatidos esta madrugada en Cambrils (Tarragona) por los Mossos d'Esquadra son todos marroquíes y con edades comprendidas entre los 17 y los 24 años de edad, según fuentes de la investigación consultadas por Europa Press. Entre ellos estaría la persona a la que se atribuye ser el conductor de la furgoneta que causó el atropello masivo de ayer por la tarde en Barcelona y que causó 13 muertos y más de 100 heridos.

Se buscaba un atentado mayor

Los Mossos siguen investigando la relación entre los atentados de Barcelona y Cambrils y la explosión registrada en una vivienda en la localidad de Alcanar (Tarragona) en la madrugada del jueves, lugar donde los terroristas trabajaban «desde hace tiempo» para preparar un mayor atentado del que finalmente se produjo. Un accidente manipulando explosivos provocó el ataque improvisado en Las Ramblas y en Cambrils.

Aunque el incidente en la casa se vinculó inicialmente a una explosión por acumulación de gas, las fuerzas de seguridad ven claro que la detonación se produjo por la manipulación de sustancias explosivas ya que los terroristas preparaban un atentado con dos o tres furgonetas-bomba. Precisamente uno de los detenidos, natural de Melilla, tiene relación directa con dicha explosión. La deflagración provocó daños importantes en la fachada de la casa contigua y afectó a las dos viviendas de enfrente por el impacto de los escombros.

Un presunto terrorista falleció y el segundo hallado se encuentra fuera de peligro, por lo que su declaración podría ser muy valiosa a la hora de arrojar luz a los pasos dados hasta el atentado de ayer. A media tarde del viernes, los Mossos d'Esquadra localizaron nuevos restos biológicos entre los escombros, por lo que investigan ahora si corresponden a un nuevo cadáver.

Todo apunta a que este accidente pudo haber precipitado el ataque Las Ramblas ante el temor de los yihadistas a ser descubiertos y quedarse sin el material con el que pensaban atacar. Los investigadores analizan desde ayer dos depósitos con productos explosivos caseros que fueron descubiertos cuando se procedió al desescombro. Por ello, investigan si el plan era que estos explosivos se mezclaran con el gas de las bombonas de butano para ser transportados en varias furgonetas para ocasionar una matanza aún mayor que la provocada en Las Ramblas con el atropello de viandantes.

No eran lobos solitarios

Lo que sí tienen claro estas fuentes y otras policiales consultadas es que se trata de una célula organizada, integrada por una decena de miembros, con mucha relación entre ellos, incluso familiar.

Fuentes jurídicas han subrayado también a Efe que los terroristas formaban parte de una célula organizada, pues sus acciones han tenido «más entidad» que la actuación que puede emprender un lobo solitario.