Ángel González Abad - Los martes, toros

Arte y libertad para todos

Arte es el toreo, la Tauromaquia en todas sus manifestaciones, y obligación tienen las administraciones de defenderla

Ángel González Abad
Actualizado:

«No quiero arte para unos pocos, de la misma manera que no quiero educación para unos pocos o libertad para unos pocos», escribió Willians Morris, el artista polifacético inglés, el hombre que transformó lo hermoso en útil, y viceversa.

En plena campaña electoral catalana, bueno sería el compromiso de las fuerzas políticas por trabajar a partir del 21-D por ese arte de todos, esa educación para todos, o la libertad sin cortapisas. Desgraciadamente, en esta Cataluña rota, durante décadas se ha abusado de encaminar toda la vida social, económica, cultural y política para unos. Y es que cortar las alas al arte, a la educación y a la libertad, nos ha llevado a la situación actual.

El arte no reconocido en toda su dimensión, la libertad cercenada. Arte es el toreo, la Tauromaquia en todas sus manifestaciones, y obligación tienen las administraciones de defenderla, apoyarla y difundirla. Obligación por ley, que no debería ser cuestión baladí, aunque eso de cumplir las leyes no ha sido denominador común en esta tierra. Los toros, el arte hurtado a unos catalanes; la libertad perdida, solo defendida para unos y no para todos.

En esta campaña electoral, los toros no han saltado a la arena política, si bien hubo momentos en los que la Fiesta fue utilizada para enarbolar la bandera de la libertad. Los miles de aficionados catalanes que mantienen la lucha por recuperar la libertad de poder acudir a una plaza de toros merecerían al menos un guiño político. En estos días, el Tribunal Constitucional ha suspendido la aplicación de la esperpéntica ley de los toros a la balear. Aquella Iniciativa Legislativa Popular, que nació en Cataluña y que hizo que la Tauromaquia fuera reconocida legalmente como arte, esta dando sus frutos. Por eso, y porque el TC anuló también la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, la Fiesta debería recuperar su espacio natural en esta tierra. Que nadie hable más del arte, la educación y la libertad solo para unos. Mejor para todos.

Ángel González AbadÁngel González Abad