Manuel Revilla junto a su invento, los féretros de cartón
Manuel Revilla junto a su invento, los féretros de cartón - R. ORDÓÑEZ
Economía

El último adiós más ecológico

Una empresa burgalesa fabrica féretros de cartón en los que se puede escribir con tiza

Actualizado:

Dar el último adiós siempre es difícil pero, al menos, puede ser «diferente» y convertirse en un «homenaje» a la persona querida con un «te quiero», «no te olvidaremos«, «nos queda tu sonrisa»... Escrito con tiza en la tapa de un ataúd de cartón. Así lo explica Manuel Revilla, artesano burgalés que ha puesto en marcha la firma Resistible.

Desde que tiene uso de razón, Manuel Revilla se considera «un creador» y el cartón ha sido su elemento natural, con el que ha realizado desde obras artísticas a muebles, como la silla en la que se sienta en su taller. La idea de crear ataúdes de cartón surgió hace más de una década en una conversación de café y, en este tiempo, ha ido cobrando forma hasta convertirse en un negocio real.

Resistible es una micropyme con dos personas cuyo nombre da respuesta a la primera pregunta que todo el mundo le hace a Revilla. «¿Esto resiste?». Y sí, el cartón es «resistible», explica este artesano, que ha pasado innumerables pruebas de calidad y resistencia para poder comercializar sus ataúdes en un sector «muy complejo», en el que reconoce que se les recibe con «sorpresa», pero con «ningún pero». Manuel Revilla insiste en que la empresa va más allá del «diseño y construcción» de un féretro de cartón «certificado».

Homenaje activo

La esencia de su propuesta es «reconvertir» el rito funerario y abogar por un «homenaje activo» a nuestros seres queridos en el que puede participar todo el mundo. Revilla explica que el tipo de material y el diseño ofrece la posibilidad de "compartir emociones" y dejar por escrito en el propio ataúd esos mensajes de cariño o dibujos, como cuando de pequeños declarábamos nuestros amor con un corazón de tiza en la pared, como dice la canción.

Además del propio féretro, se ofrece una propuesta global de velatorio en el que todo está realizado con cartón y que incluye el «árbol de la vida» donde se pueden colgar tarjetas, fotos, mensajes... Un entorno amable que, según indica Revilla, invita a participar a todos, «incluso los niños, a los que habitualmente se aleja de estos momentos y que aquí pueden dejar fluir también sus emociones».

Presentes ya en las funerarias de Madrid y Castilla y León, pronto llegarán al País Vasco

Manuel Revilla señala que, además, Resistible incorpora como novedad en el proceso funerario la apuesta por el respeto al medio ambiente y la sostenibilidad que, al final, es un compromiso con el futuro y responde al compromiso vital de cada vez más personas.

Los ataúdes de cartón son completamente artesanales y más sostenibles que la madera tradicional, ya que el material utilizado es reciclado y todos los elementos interiores son biodegradables.

Largo camino

En la actualidad, los ataúdes ecológicos de cartón han llegado a las funerarias del norte de España y están presentes en Castilla y León, Madrid y, próximamente, en el País Vasco. Manuel Revilla recuerda que, para llegar aquí, Resistible ha realizado un «largo camino» desde la idea inicial a su propio «reciclaje personal y laboral», convirtiendo su pasión artesanal en un negocio.

Revilla va más allá de las funerarias y en su interés por normalizar que se hable de la muerte y del último adiós, no duda en llevar sus féretros