Artes&Letras / Literatura

Tramas policiacas ante el espejo de los clásicos

El Congreso de Novela y Cine Negro de Salamanca convoca un año más a los aficionados del género con un programa en el que conviven ficción y realidad. Acuden el director de cine Montxo Armendáriz, los escritores Eugenio Fuentes, Ignacio del Valle y Jordi Ledesma, periodistas y un juez

El cineasta Montxo Armendáriz, en una imagen de archivo
El cineasta Montxo Armendáriz, en una imagen de archivo - J. D. D

El cine, el cómic, las series de televisión, los videojuegos y hasta las telenovelas beben de las tramas de la novela negra y policiaca. Los asuntos tratados se actualizan, pero los pioneros del género, que bucearon en el lado más oscuro de la condición humana, siguen muy presentes en la producción actual. Sus nombres resultan ineludibles en cualquier análisis de este tipo de creación, los estereotipos que fijaron tiempo atrás siguen vivos con otros nombres y en otros contextos.

La evolución de la literatura policiaca a lo largo de más de un siglo y la pervivencia de los clásicos servirán de argumento al XIII Congreso de Novela y Cine Negro que se celebra en Salamanca la próxima semana (del 2 al 5 de mayo).

La consolidada cita anual con la ficción criminal contará un año más con visiones diversas, aportadas por los escritores Eugenio Fuentes, Jordi Ledesma e Ignacio del Valle, y estudiosos de distintas universidades. Entre los invitados figura también el director de cine Montxo Armendáriz (Tasio, Secretos del corazón, No tengas miedo), quien sin entrar de lleno en el género negro sí ha echado mano en sus películas de algunos de los ingredientes propios de ese campo.

Pero la ficción convive en el programa con la realidad de la que se nutre, a través de las experiencias de los periodistas Nacho Carretero e Íñigo Domínguez y del juez Gregorio Álvarez Álvarez.

Bajo el título «Clásicos y contemporáneos», el encuentro que se celebra en la facultades de Filología y de Traducción y Documentación de la USAL, dirigido por los profesores Àlex Martín Escribà y Javier Sánchez Zapatero, repetirá su esquema de ediciones anteriores, con comunicaciones matinales de contenido académico y actividades vespertinas de carácter más divulgativo.

La terna de autores invitados responde de alguna manera al título del congreso, explica Sánchez Zapatero: Eugenio Fuentes (Las manos del pianista, Contrarreloj, Si mañana muero), que estará el martes en el encuentro, representa la vertiente más clásica de la novela negra con su saga del detective Ricardo Cupido. Ignacio del Valle (Soles negros, Los demonios de Berlín) y Jordi Ledesma (Narcosis, El diablo en cada esquina) son ejemplo de las nuevas voces del género y de una forma distinta de abordarlo: desde la novela histórica, el primero y, en ambos casos, con una narrativa «más centrada en el mundo del delito que en el de la investigación». Los dos conversarán en la mesa redonda programada el jueves 4.

Ledesma recibirá, además, el premio Pata Negra, convocado en el marco del evento literario y en el que se impuso con su novela Lo que nos queda de la muerte, una mirada crítica a una sociedad corrupta editada por Alrevés.

El tópico de que la realidad supera muchas veces la ficción encontrará ejemplos elocuentes en la intervención, el miércoles, de los periodistas Nacho Carretero e Íñigo Domínguez, autores respectivamente de los libros Investigando sobre Fariña y Crónicas de la mafia y otras historias. En la misma línea, en la conferencia final (el viernes), Gregorio Álvarez explicará la labor del juez de instrucción y entrará en detalles sobre «qué debe y qué puede hacer» en los casos que llegan a sus manos.

Además de proponer un análisis de la novela, la televisión y el cine «negros», tanto universales como españoles, el congreso reservará un capítulo al género «neopolicial», término utilizado para definir la novela negra en Iberoamérica, en auge en países como Argentina, Cuba o Brasil y con unas características singulares. Aquí, explica Sánchez Zapatero, «nunca los policías son protagonistas». La sombra de corrupción que rodea a los cuerpos de seguridad hace que los autores recurran a expolicías.

La parte académica no esquiva uno de los campos de mayor éxito en la actualidad, el de las series televisivas. «Da la sensación de que el cine negro se está haciendo ahora en la televisión», concluye Javier Sánchez Zapatero.

Toda la actualidad en portada

comentarios