D. S.. G., acusado de matar a su sobrino tras una descusión, llega a la Audiencia de León
D. S.. G., acusado de matar a su sobrino tras una descusión, llega a la Audiencia de León - EFE
Tribunales

«Si voy a matar adrede, me piro y se acabó, no voy a llamar al 112 y a entregarme»

El acusado de matar a su sobrino por una discusión dice que no quería hacerlo

LeónActualizado:

D. S. G., el acusado de matar a su sobrino en octubre de 2015 en San Juan de Paluezas, en el municipio de leonés Borrenes, después de una discusión por unas castañas en un árbol de propiedad familiar, reconoció ayer entre sollozos estar arrepentido de lo ocurrido, al tiempo que aseguró que no tenía «ninguna intención de matarle» y no haber sido consciente de lo ocurrido. «No estaba arrepentido, era mejor que me hubiera matado yo, no lo sabe usted muy bien», dijo ante las preguntas del Ministerio Fiscal, informa Ical.

Así lo declaró durante la primera jornada de la vista oral que arrancó ayer en la Audiencia Provincial de León, en la que aseguró que, tras la discusión entre ambos, su intención era «echar un tiro al aire» y lamentó la muerte de su sobrino, ya que, afirmó, «yo sé lo que es matar, me mataron a dos hijas y se lo que es perder a un hijo». Tras lo sucedido, dijo no haber sido consciente «de nada» y tan sólo haberse montado en el coche y salir «a la deriva» con «el miedo, el pánico y con los nervios». «Si voy a matar adrede, me piro y se acabó, no voy a llamar al 112 y a entregarme», declaró el acusado, quien tras lo sucedido avisó 112 y anunció su intención de entregarse, algo que hizo ante la Guardia Civil de Ponferrada, a quien además entregó el arma empleada.

Según declaró, al llegar al castaño, sacó la escopeta del coche «por si venía algún animal, espantarlo» y recogió unas castañas. Entonces llegó su sobrino «como un jabalí» amenazándole de muerte. Tras la discusión, cogió el arma y disparó, «y al alumbrar con la linterna lo vi en el suelo». La defensa reconoció que existían «rencillas en la familia» y que facultades del acusado estaban disminuidas por la ingesta de alcohol, por lo que pide delito de homicidio. Sin embargo, tanto la Fiscalía como la acusación particular le atribuyen asesinato con alevosía por el que solicitan 20 años de prisión.