Fuentes de Nava es una de las localidades de Palencia que ha visto afectado su cultivo de trigo
Fuentes de Nava es una de las localidades de Palencia que ha visto afectado su cultivo de trigo - ICAL
Economía

La sequía daña un 80 por ciento del cereal sembrado en Castilla y León

La Junta pide a la UE poder pagar toda la PAC con independencia de lo comprometido

ValladolidActualizado:

La falta de precipitaciones ha afectado, y mucho, al cereal. Tanto que, sin aventurarse a hacer ya cálculos de las pérdidas económicas que podrá suponer, la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, sí puso ayer cifras de los daños. En el 80 por ciento de las cerca de dos millones de hectáreas sembradas de secano, las pérdidas superar el 30 por ciento. Y de ellas, en unas 700.000 hectáreas, los daños superan el 60%. Aunque se extienden por el conjunto de la comunidad, hay una zona más afectada, especialmente el centro de Castilla y León: mitad sur de Palencia, la provincia de Valladolid casi al completo, norte de Ávila y Segovia, sur de Zamora y sureste de León.

Una situación «complicada», un «problemón», reconoció Marcos, que ayer abordó su análisis y posibles medidas para paliar los daños de la sequía con el sector en el marco del Consejo Regional Agrario. Junta y organizaciones profesionales agrarias coincidieron en que extender la política de seguros es «fundamental», más teniendo en cuenta que sólo la mitad de la superficie de cereal tiene suscrita póliza por contingencias climáticas, y con grandes «diferencias muy importantes» entre provincias: mientras en Soria cubre al 83% en Ávila se queda en el 22 y en León en el 24.

Trato preferente

Precisamente, Junta y organizaciones profesionales agrarias (Opas) acordaron ayer «primar» a quienes tengan suscrito un seguro agrario a la hora de acceder, de forma «preferente», a los posibles mecanismos para garantizar la «liquidez» de las explotaciones. Además, también se ayudará «con más intensidad» a los agricultores profesionales. Unas medidas que Marcos no concretó. De hecho, se acordó constituir un grupo de trabajo de análisis para «garantizar» la liquidez a «todos» en el sector, pendientes de lo que acuerde el Ministerio. En este sentido, aunque no lo reconoció directamente, sí rechazó las ayudas directas a fondo perdido solicitadas por las organizaciones agrarias. «No voy a hablar de rescate», como ha solicitado alguna organización para el campo. «Son cosas que suenan muy bien, pero nada tiene que ver con la situación en este momento», afirmó Marcos.

Además, la Junta de Castilla y León ya ha pedido a la Unión Europea que de forma «excepcional» permita este año pagar el cien por cien de la PAC (923 millones de euros en la Comunidad) «sin tener en cuenta los problemas derivados de la sequía», de modo que todos los agricultores puedan cobrar y lograr así unos ingresos que suponen dar «liquidez» a sus cuentas con independencia del cumplimiento de los compromisos adquiridos a causa de la falta de lluvia.