Instalaciones de la asociación RedMadre de Valladolid
Instalaciones de la asociación RedMadre de Valladolid - ICAL
Sociedad

RedMadre denuncia que se queda sin ayudas públicas de la Junta

La fundación de apoyo a embarazadas vulnerables recibió en los últimos ejercicios 10.000 euros anuales

ValladolidActualizado:

La Fundación RedMadre Castilla y León denunció este pasado miércoles, a través de su presidenta en la Comunidad, Rosario Bachiller, que este año esta asociación sin ánimo de lucro de apoyo a la mujer embarazada no contará con ayudas directas de la Junta, como así venía ocurriendo desde 2010. Al parecer, la razón fundamental está en que esta Fundación no se encuentra entre las entidades del Tercer Sector a las que llegan las subvenciones procedentes del 0,7 del IRPF. La Consejería de Familia decidió que este año, el primero en el que la Comunidad gestiona esta partida, el reparto sería el mismo que realizaba el Ministerio y dado que RedMadre no se encontraba entre estas asociaciones subvencionadas, en 2018 no tendrá derecho a partida alguna. Lo cierto es que la Fundación nacional también ha sido excluida del reparto que realiza la Administración central y que, a su vez, se distribuía entre las diferentes autonomías.

El director general de Familia, Pablo Rodríguez, que este pasado miércoles mantuvo un encuentro con responsables de RedMadre en la Comunidad, aseguró que «es el Estado el que no les ha dado la subvención, nosotros somos subsidiarios; es con él con quien deben enfadarse». No obstante, matizó que para 2019 la Fundación tiene la posibilidad de entrar en el nuevo reparto que será, eso sí, por concurrencia competitiva y, por lo tanto, deberán elaborar los proyectos para los que solicitan la ayuda y competir con todos los que se presenten. Rodríguez reconoció que RedMadre forma parte de la Red de Apoyo a la Familia pero, «no todas las entidades que están en ella tienen subvención pública». Apuntó, además, que «no se trata de voluntad política sino del rol y la distribución de servicios que tiene cada entidad».

Concurrencia competitiva

En los últimos seis años, esta Fundación de apoyo a la mujer embarazada en situaciones de vulnerabilidad ha venido recibiendo de la Junta, a través de la Dirección General de la Mujer de la Consejería de Familia, 10.000 euros. En 2018, sin embargo, no contarán con esta partida ya que el citado departamento ha cambiado la forma de gestión de las ayudas, que dejarán de ser directas, para pasar a ser por concurrencia competitiva, es decir, que habrá una convocatoria pública para asociaciones y colectivos sociales a la que se deberán presentar y recibirán o no la subvención en función de unos baremos establecidos. De momento, la convocatoria no se ha realizado si bien, desde RedMadre en Castilla y León, su tesorero, Rafael López Carrillo, aseguró que una asociación de este tipo, que funciona a base de voluntarios, no tiene una estructura suficiente para diseñar proyectos competitivos y complejos, un hecho al que se suma que el destino de la mayoría de las partidas es para sufragar los productos para bebés que se dan a las mujeres a las que ayudan. De hecho, uno de los objetivos de la Fundación pasa también por conseguir una mayor profesionalización, por lo que solicitaron ayer ayuda a la Consejería para la contratación de, al menos, un trabajador social y un psicólogo, apoyo que también fue denegado.

RedMadre atiende cada año en la Comunidad a cerca de 500 mujeres embarazadas en situación de riesgo a las que prestan apoyo emocional, cuando se sienten presionadas para no seguir adelante con el embarazo; económico, con todos los productos necesarios para el niños; psicológico, y de orientación sobre los recursos que ofrecen las diferentes administraciones. «Estamos desbordados porque son muchos los casos que nos remiten desde los CEAS (Centros de Acción Social), apuntó, López Carrillo, por lo que resulta fundamental contar con los ingresos suficientes, que llegan a través de la Fundación nacional, las aportaciones de los socios y pequeñas ayudas de administraciones locales. Lamentó, por ello, que no cuenten con el apoyo de la Junta por su «falta de sensibilidad hacia estos asuntos». También la presidenta de RedMadre en la Comunidad, Rosario Bachiller, criticó que desde la Consejería «no se considere prioritario el apoyo a la mujer embarazada y se apueste más por la Tercera Edad».