Teresa López, en su comparecencia de este pasado martes, arropada por tres alcaldes y dos procuradores autonómicos
Teresa López, en su comparecencia de este pasado martes, arropada por tres alcaldes y dos procuradores autonómicos - F. HERAS
POLÍTICA

El PSOE de Valladolid cierra filas con Puente y dispara la tensión con el PP

Justifica las polémicas del alcalde y cuestiona que Amoedo siga como Procurador del Común con 81 años

VALLADOLIDActualizado:

Las relaciones entre PP y PSOE en Valladolid se mantienen especialmente tensas como consecuencia del clima que se vive en el consistorio vallisoletano y que ha tenido su punto álgido en la carta que la dirección regional del PP envió a Pedro Sánchez para pedir que desautorizase las declaraciones de Óscar Puente sobre el Procurador del Común. Los responsables de ambas formaciones en la provincia no se mueven ni un ápice de unas posiciones que concluyeron con la desconvocatoria que el lunes realizó la secretaria de los socialistas en la provincia, Teresa López, del encuentro con el que se pretendía limar asperezas y volver al cauce del entendimiento. Ayer, unos y otros se volvieron a mostrar dispuestos a celebrar la reunión pero, a tenor de sus planteamientos, no parece que por el momento se pueda llevar a cabo. De hecho, Teresa López, se rodeó de los alcaldes de Mojados, Tudela y La Cistérniga, así como de dos procuradores socialistas en las Cortes autonómicas, para cerrar filas en torno al alcalde de Valladolid, cuyas actitudes y declaraciones avalaron sin fisuras. La comparecencia de la también portavoz del Grupo Socialista en la Diputación y alcaldesa de Medina sirvió para cargar contra al presidente provincial del PP, Jesús Julio Carnero, al que acusó «de no pintar nada en su partido», en el que «el interlocutor es Alfonso Fernández Mañueco». Así se expresó para tratar de explicar las causas por las que veinticuatro horas antes había desconvocado el encuentro que iba a mantener con Carnero con el objetivo de tratar de reconducir el clima de crispación que mantienen las dos formaciones políticas en el Ayuntamiento vallisoletano

Y entre las razones, López volvió a insistir en la «deslealtad» que supuso la carta que el PP de Castilla y León envió a Pedro Sánchez en la que se le pidió que desautorizase las afirmaciones de Puente sobre el Procurador del Común y sobre sus «miedos» a los concejales del PP. Nada dijo, sin embargo, a este respecto hasta que no fue preguntada por los periodistas. Culpó, en cambio, a los populares de la tensión en el ayuntamiento por no aceptar que el alcalde intervenga en los plenos «cuando lo considere oportuno, como está facultado para hacerlo». «Él lo dirige y preside y es responsable de los debates, pero el grupo popular se enfada y se cabrea sólo porque Puente interviene en los pleno». insistió López. En este punto, acusó a Carnero de ser «el brazo ejecutor de Martínez Bermejo», el portavoz de los populares en el Ayuntamiento, y le consideró el «responsable» de la tensión que se vive en las sesiones plenarias, «porque es el que le arenga y le anima». «Se dice que es moderado y respetuoso pero no da la cara y avala un comportamiento reprobable como es el de Bermejo así que él es el responsable», añadió Teresa López. Y fue más allá al suscribir las afirmaciones de Óscar Puente, primero sobre el Procurador del Común y su edad: «Es que tiene 81 años...Es el momento de renovar». Y sobre el supuesto miedo a una agresión física de los concejales del PP, el dirigente socialista señaló que uno de los ediles del grupo Popular llegó a dar «palmaditas en la cara» a otro del PSOE cercanas a la agresión.

Condiciones

A pesar de estas manifestaciones, Teresa López aseguró estar convencida de que «se va a reconducir la situación» y se mostró dispuesta a sentarse con el presidente provincial de los populares, aunque para ello puso condiciones, como es que se garantice que Carnero es «el interlocutor válido, que sus decisiones se llevan a efecto y no es un títere del PP, y reconoce que la carta no se tenía que haber enviado».

Sin embargo, no parece que Jesús Julio Carnero esté muy por la labor de asumir la última de las condiciones ya que ayer mismo afirmó que estaría dispuesto a volver a enviar la carta a Pedro Sánchez. Sobre las acusaciones de una posible agresión, pidió que «lo demuestren» y, en todo caso, calificó las declaraciones de «inconcebibles y fuera de lugar en todo punto».

Otro de los protagonistas, el portavoz del Grupo Popular, Antonio Martínez Bermejo, pidió que se distinga entre la tensión e intensidad que se viven en los plenos, que sí consideró que es bueno que se rebaje, y los malos comentarios que hace un representante público como Puente sobre el Procurador del Común. Un alcalde de Valladolid que ayer reiteró que quiere dar por zanjada la polémica y centrarse «exclusivamente en la ciudad» y que no había hablado con Pedro Sánchez de la carta. Misiva para la que, por cierto, el PP no esperaba ayer respuesta, según lo reconoció el propio secretario regional, Francisco Vázquez, para quien los socialistas de Valladolid «no tienen autonomía».