En Salamanca es donde se evidencian más las diferencias en el PSOE, con cuatro candidatos
En Salamanca es donde se evidencian más las diferencias en el PSOE, con cuatro candidatos - ABC
Política

Primarias provinciales del PSOE en Castilla y León: una prolongación del duelo federal

Las diferencias entre «sanchistas» y «susanistas» se repiten en la elección de los líderes socialistas provinciales

ValladolidActualizado:

Con mar de fondo se encuentra de nuevo el PSOE de Castilla y León. Pese a la simulada calma exterior, las corrientes internas muestran que las diferentes familias, cuyo enfrentamiento se agudizó y exteriorizó como nunca en las pasadas primarias federales con Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López como candidatos, siguen vivas fruto de las rencillas arrastradas en su particular herencia. Y las primarias que se viven en las provincias no hacen más que exteriorizar una vez más las diferencias en el seno socialista. Si las autonómicas, con sólo un candidato -Luis Tudanca, quien fue reelegido en el cargo- fueron un espejismo de la unidad, la posibilidad de abrir la elección a quien reúna los avales suficientes ha evidenciado que en los nueve territorios provinciales las visiones de los militantes son muy diferentes.

Abierta la puerta de las primarias, en algunos casos hay casi atasco para entrar en ella. Es el caso de León y Salamanca, precisamente las dos únicas en las que sus bases aún no se han pronunciado. Y el día que lo hagan tendrán opciones de sobra para decantarse. Hasta tres nombres en el caso leonés y cuatro en el salmantino.

Bien es cierto que en los territorios más «amarrados» por sus líderes ni siquiera ha habido primarias. Es el caso de Soria, donde el saliente Carlos Martínez, también único alcalde socialista en mayoría absoluta en una capital de provincia, ha dejado como sucesor a Luis Rey. Y Burgos, la tierra de Tudanca, donde quien fue su delfín continuará en el cargo.

Pero en siete provincias, las primarias están o han estado servidas en una prolongación, en la mayoría de los casos, del duelo federal y la disputa en ciertos momentos encarnizada entre «sanchistas» y «susanistas». Así se dividen casi todos ellos. Si pensaban en el seno socialista y, sobre todo, en las direcciones nacional y autonómica, que con la elección de sendos líderes las heridas se habían cerrado, error. Sigue sangrando.

4 a 3 para Pedro Sánchez

La división más palpable se ve en León y Salamanca, cuyos congresos serán el 12 de noviembre. En las otras cinco provincias con primarias, han sido dos los candidatos, con reparto desigual entre victoria para el bando de Pedro Sánchez o Susana Díaz. Por el momento, un 4 a 3 favorable a los «sanchistas» y balón de oxígeno también para Tudanca, que en la recta final de la pasada etapa se quedo casi sin apoyos de los barones provinciales.

En tierras leonesas, finalmente serán tres los candidatos a suceder a Celestino Rodríguez. A José Antonio Díez, el primero en dar el paso, se han unido Diego Moreno y Javier Alfonso Cendón, este último con el respaldo de Javier Arias, quien ha descartado presentarse y ha unido fuerzas con el bando más próximo a Rodríguez. Presidente de la Asociación de Estudios sobre la Represión en León, se vende como el candidato de el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Asegura que es una candidatura con «vocación de unidad» en la que «encuentren cabida y se sientan representados todos los compañeros, pero su acercamiento a Rodríguez lo puede situar en el entorno de la andaluza. También en su círculo se mueve José Antonio Díez, aunque en este caso es pública su mala relación con el actual secretario provincial. Díez es el más veterano en política de los tres, con 13 años de experiencia, diez en el ayuntamiento de la capital, ahora como portavoz del principal partido de la oposición. Además, es el máximo responsable de la agrupación local de León, la más numerosa de la provincia.

Como el Guadiana, tras un tiempo apartado de los focos, ha saltado de nuevo a escena Diego Moreno. Este veterinario fue diputado en el segundo mandato de Zapatero. Ahora, de la mano de su amigo Ibán García del Blanco (con puesto en Ferraz) intenta aprovecharse de los vientos a favor de la victoria de Pedro Sánchez.

Las más abiertas

Más abierta está la pugna en Salamanca, donde entre los candidatos está incluido su actual secretario provincial, Fernando Pablos, pese a que en un principio insinuó su retirada. Pero no lo ha hecho y eso no ha servido para frenar las intenciones de otros compañeros por relevarle en el puesto. Más al contrario. Un cuarteto de caras, dos hombres y dos mujeres, en principio, se medirán en las primarias. El que parece contar con más opciones es Fernando Vegas, ahora concejal en la oposición en Salamanca. Muy crítico con Pablos, su antagonismo se demostró también en las primarias federales, con el actual dirigente provincial posicionado del lado de Susana Díaz y Vegas, en cabeza en la defensa de Pedro Sánchez. Unas posiciones con las que Pablos se alejó aún más de Tudanca.

Con el dominio del aparato a su favor, los varapalos electorales acumulados por Pablos juegan en contra del también procurador en Cortes. Por el momento, se descarta una candidatura de consenso. Así lo afirmó Vegas al dar un paso al frente. Ni siquiera de la mano de Alegría Alonso, su compañera al frente de la plataforma de apoyo a Sánchez y tercer nombre en discordia para la elección, quien apuesta por un cambio de caras en el PSOE de Salamanca. Otra mujer, Carmen García, completa el cuarteto de opciones. Diputada provincial y concejal de Doñinos, encabeza una candidatura con apoyo indeterminado y no se posicionó públicamente por ninguno de los candidatos a sentarse al frente de Ferraz y acudió a los actos de los tres.

En cinco provincias, los militantes ya han elegido en primarias en duelo de dos. Las más apretadas y polémicas, las de Zamora, con el «sanchista» Antidio Fagúndez como vencedor por 21 votos frente a Tomás del Bien. También favorable a los intereses del secretario federal la victoria de Teresa López en Valladolid frente a Cecilio Vadillo. Del mismo bando, el segoviano José Luis Aceves, aunque en este caso su rival, José Bayón también tenía la misma inclinación. Del lado «susanista» se vuelcan las victorias de Miriam Andrés en Palencia y de Jesús Caro en Ávila.