Fernández Mañueco y Herrera, este pasado miércoles en los pasillos de las Cortes
Fernández Mañueco y Herrera, este pasado miércoles en los pasillos de las Cortes - F. HERAS

El PP recuerda los deberes a Sánchez con apoyo del PSOE y críticas por las «prisas»

Mañueco reconoce que el Gobierno necesita tiempo, aunque advierte de que estarán «vigilantes»

VALLADOLIDActualizado:

«Mucho ha cambiado la situación política en los últimos días», reconoció el presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, nada más tomar la palabra en la tribuna de oradores de las Cortes. Tanto que el panorama nacional ha dado un giro de 180 grados desde el anterior pleno merced al triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy. Así que con las tornas cambiadas, este pasado miércoles fueron los populares los que aprovecharon para reclamar al Gobierno y, de paso, poner a prueba al PSOE y cerciorarse de que ahora que tienen la sartén de La Moncloa por el mango siguen siendo tan exigentes como cuando estaban en la oposición.

Sobre la mesa de las reivindicaciones que la Comunidad mantiene con Madrid, los «numerosos proyectos» relacionados con Castilla y León con los que ya se trabajaba con el anterior Ejecutivo «y que en ningún caso pueden verse afectados por el cambio». Reforma del modelo de financiación autonómica y local, infraestructuras «vitales», estrategia nacional frente al reto demográfico sobre la base de lo ya avanzado y las iniciativas apuntadas por Rajoy, PAC, una prueba de acceso a la universidad (EBAU) única en España o mantenimiento del empleo en las cuencas mineras forman parte de ese capítulo de reivindicaciones y deberes pendientes que las Cortes ya habían aprobado en otras ocasiones reclamar al Ejecutivo de la Nación y con las que el PP puso este pasado miércoles a prueba al PSOE. Los socialistas no cambiaron de postura sobre lo que había votado meses atrás. Tampoco lo hicieron el resto de partido, así que las reclamaciones volvieron a concitar ayer el apoyo de la Cámara ante la propuesta de la bancada popular.

Eso sí, tras el debate más político de la maratoniana jornada en que se convirtió el último pleno ordinario de este periodo de sesiones, y después de que todos los grupos de la oposición recriminasen a los populares las «prisas» y la falta de «lealtad» y «cortesía» por no haber dado al recién estrenado Gobierno de Pedro Sánchez más tiempo antes de alzar la voz de la reivindicación.

«Tenemos palabra»

El propio Fernández Mañueco reconoció que el Ejecutivo central «necesita tiempo» y que «no» pretenden meter prisa, pero, advirtió, «sí» estarán «vigilantes» para que esos acuerdos que «plasman la voluntad de todos se cumplan» y que el PSOE «cumpla su palabra». «Tenemos palabra y somos leales», respondió la socialista Ana Sánchez, quien subrayó que su portavoz y secretario regional, Luis Tudanca, «trabaja codo a codo con el Gobierno para defender los intereses de Castilla y León». Una frase con la que la también secretaria de Organización del PSCL intentaba defender la figura de Tudanca después de que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, le restregase el martes su escaso peso a la hora de la conformación del Gobierno.

Muy crítica, Ana Sánchez acusó al PP de «falta de seriedad» y «falta de lealtad» tanto con el Parlamento regional, pues ya había apoyado esas reclamaciones; como con las instituciones, el Gobierno regional y Herrera. «¿O es que no confía en que haga su trabajo?», inquirió la socialista, quien afeó a Mañueco que el PP regional haya estando haciendo «genuflexiones con Génova» cuando gobernaba Rajoy mientras el presidente «se batía el cobre». «¿Para esto hemos quedado? Pues apañados estamos con la sucesión», ironizó Ana Sánchez, quien, con el ego subido tras ver a su partido en La Moncloa espetó al PP: «Les veo muy cómodos en la oposición. Pues, a disfrutar, que les queda una temporada».

También muy crítico con la propuesta de los populares se mostró especialmente Podemos, aunque la respaldó excepto en dos puntos (EBAU única y lo relativo al reto demográfico). «Es de todo menos lealtad», afeó Natalia del Barrio, contradiciendo a Mañueco, quien incidió en defender que la «firma voluntad de lealtad» del PP con el Gobierno de España. Desde Ciudadanos, su portavoz, Luis Fuentes, advirtió de las llamativas «prisas» mostradas ahora por el PP. «No es justo exigir al Gobierno lo que no han sido capaces de cumplir en años», recriminó también Luis Mariano Santos (UPL).

Pero Mañueco, quien había tirado de hemeroteca, replicó que también el PSOE a los ocho días de revalidar Rajoy la Presidencia del Gobierno puso «deberes». «Un ejemplo de lealtad y paciencia», ironizó el presidente del PP, quien, de paso, aprovechó para recordar las contradicciones entre lo defendido por los socialistas en la Comunidad y lo planteado ahora por algunos ministros, como el carbón.