Pablo Fernández (Podemos), Luis Fuentes (Ciudadanos) y José Sarrión (IU) registran la petición de la apertura de una comisión de investigación
Pablo Fernández (Podemos), Luis Fuentes (Ciudadanos) y José Sarrión (IU) registran la petición de la apertura de una comisión de investigación - F. HERAS
Política

Podemos, C’s, IU y UPL tratan de sacar rédito político al fracaso de las Cajas

Los cuatro partidos piden una comisión de investigación en las Cortes contra PP y PSOE

ValladolidActualizado:

«En octubre de 2008 se anunciaba que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y el líder de la oposición en ese momento, Óscar López, se ponían al frente de la marcha por la que habría de discurrir la fusión de las cajas castellano y leoneses para la consecución de una sola entidad que representara el músculo financiero de Castilla y León. El resultado de este proceso de concentración capitaneado conjuntamente entre el PP y PSOE fue un rotundo fracaso». Así lo reza el escrito firmado por los portavoces de Podemos, Ciudadanos y Grupo Mixto, Pablo Fernández, Luis Fuentes y José Sarrión, que ayer presentaron juntos en el registro de las Cortes para solicitar una comisión de investigación que «analice y evalúe con profundidad y rigor» este proceso con el que socialistas y populares pretendieron salvar las entidades uniéndolas en una, aunque éstas no colaboraran en la misma línea y no fuera posible.

Podemos, Ciudadanos y Grupo Mixto aluden con esta solicitud a depurar «responsabilidades» que no limitan sólo a este proceso, sino que aspiran a que la comisión ahonde también en el «impacto» que tuvo esa «fracasada» fusión de cajas, que para ellos se tradujo en pérdida de puestos de trabajo, «la puesta en entredicho de la gestión y la toma de decisiones» o «perjuicios a los consumidores» a través de preferentes, subordinadas, acciones...

Así, entre los objetivos de la comisión figurarían evaluar las políticas económicas y financieras adoptadas, estableciendo «las responsabilidades políticas a las que haya lugar»; los «problemas de supervisión y gobernanza de las cajas» que atribuyen a las consejerías de Hacienda y Economía, con «especial referencia a las actuaciones que efectuaron los órganos de administración»; y «destacar las posibles irregularidades en la protección de clientes de productos financieros» ante por ejemplo las preferentes.

La firma de dos grupos -o de un quinto de la Cámara- es suficiente para presentar una solicitud de comisión de investigación. Finalmente, fueron tres, tras la adhesión del Mixto a última hora, los que suscribieron esta solicitud, que para salir adelante deberá de no toparse en el camino con la oposición de una mayoría absoluta del Parlamento. En principio, la propuesta va a la Mesa de las Cortes, si se cumple con los requisitos se publicará en el Boletín y desde allí las formaciones contarán con un plazo de quince día para exponer su oposición a la misma. Si nadie lo hace, se aprueba automáticamente por omisión. Por el contrario, si algún partido lo rechazara el asunto llegaría a pleno y allí sólo una oposición por mayoría absoluta conseguiría frenarla.

El PSOE no se opondría

En este escenario, desde el Grupo socialista ya se habían manifestado antes del registro de esta petición que no se opondría a la Comisión, postura que aún no han ratificado oficialmente. Si los socialistas cumplen su compromiso de no oponerse a la comisión, los populares no podrán paralizarla si así lo quisieran por no tener mayoría absoluta en la Cámara. De momento, el portavoz de los populares, Juan José Sanz Vitorio, explicó ayer que no han tomado la decisión y que de momento analizarán la propuesta para comprobar si los objetivos planteados «encajan en el ámbito competencial» de la comunidad autónoma, que « es de la ordenación general de la economía». «A partir de ahí fijaremos posición», concluyó.

Los solicitantes de la comisión esperaron, que no haya «bloqueo». Ciudadanos deseó que los principales partidos no traten de «esconder sus vergüenzas», IU, que ambas formaciones «den explicaciones sobre lo que ocurrió» y Podemos, que se «depuren» responsabilidades por este «expolio».