El secretario general y portavoz parlamentario de Podemos en las Cortes, Pablo Fernández
El secretario general y portavoz parlamentario de Podemos en las Cortes, Pablo Fernández - F. HERAS
POLÍTICA

Pablo Fernández cree que Iglesias y Montero han sido refrendados de forma «incontrovertible»

El secretario autonómico de Podemos considera que el partido «sale más reforzado que nunca» de la consulta

VALLADOLIDActualizado:

El secretario autonómico de Podemos, Pablo Fernández, sostuvo este pasado domingo en declaraciones a Ical que el 68,4 por ciento de los inscritos han refrendado de forma «incontrovertible» que el secretario general, Pablo Iglesias, y la portavoz en el Congreso, Irene Montero, sigan en sus cargos, tras la compra del chalé.

En la votación han participado cerca de 190.000 personas, 33.000 más que en Vistalegre 2. De ellos, 128.300 votos avalaron la continuidad de Iglesias y Montero, mientras que el 31,58 por ciento votó que debían dimitir de la Secretaría General y de la Portavocía parlamentaria y dejar el acta de diputados.

Al respecto, Pablo Fernández se mostró «muy satisfecho y orgulloso» por la «excepcional participación» registrada en la consulta, puesto que casi 190.000 personas votaron en la consulta, cuyos datos territorializados todavía no se han publicado. Además, el dirigente de la formación «morada» indicó que ha sido la «más numerosa» de la historia del partido.

En cuanto al resultado, Pablo Fernández aseguró que están «muy contentos» porque los inscritos han apoyado que Iglesias y Montero mantengan sus responsabilidades. Por todo ello, consideró que el partido sale de este proceso «más reforzado que nunca» y consideró que se demuestra que en su organización no manda «ni el Ibex 35, ni las multinacionales, ni los poderes fácticos».

«Mandan los inscritos que han vuelto a otorgar la confianza a los dos», dijo. «A partir de esta tarde debemos seguir trabajando con más fuerza para desalojar del gobierno al PP, el partido más corrupto de Europa, y para seguir construyendo una alternativa de cambio que desemboque en un país más justo y más digno en el que las personas sean lo primero», concluyó.